Jueves 16.08.2018

El Ventorrillo, virtualmente salvado a pesar de la derrota

El abultado triunfo del Tres Cuñados sobre el Arroyo benefició a los herculinos

Jhonny (i) anotó el primer tanto del encuentro de los coruñeses. Failde (c) y Anxo (d), que hizo el segundo para los capitalinos, tuvieron ocasiones para hacer más goles  | Patricia G. Fraga
Jhonny (i) anotó el primer tanto del encuentro de los coruñeses. Failde (c) y Anxo (d), que hizo el segundo para los capitalinos, tuvieron ocasiones para hacer más goles | Patricia G. Fraga
El Ventorrillo, virtualmente salvado a pesar de la derrota

El Ventorrillo FS tiene la permanencia en el grupo primero de la Segunda División B prácticamente casi garantizada a pesar de la derrota sufrida ante el Albense por tres a dos y beneficiarse de la goleada del Pizarras Los Tres Cuñados al Arroyo por ocho a tres. 
La primera parte del encuentro vino marcada por la igualada que se vio sobre el rectángulo de juego. Los locales pudieron adelantarse en dos ocasiones que tuvieron Álex y Andrés, pero no se mostraron acertados delante de la portería adversaria. El Albense, sin embargo, logró el primero del partido en la siguiente acción. Tras el tanto, el encuentro se convirtió en un ida y vuelta pero ninguno de los protagonistas supo concretar sus aproximaciones y con este resultado de uno a cero para el conjunto castellano-leonés se llegó al intermedio.
En la reanudación, el enfrentamiento continuó por los mismos derroteros. El visitante Pablo fue expulsado y el Vento tuvo tres ocasiones seguidas para marcar por medio de Failde, Alberto Buxía y Anxo en el tiempo que estuvo en superioridad. Nuevamente los herculinos no consiguieron perforar la meta adversaria y, además, vieron como su rival hacía el segundo. A pesar de ello, los azules no se vinieron abajo y continuaron luchando con amor propio y pundonor para tratar de reducir distancias. Fruto de ello, Jhonny lograba el primero a la media hora de juego y Anxo, al poco, igualaba.
Buxía, cuando mejor estaba su equipo, volvía a toparse con la madera, había enviado antes el cuero al poste, y el Albense anotaba el tercero que cerraba el enfrentamiento.

El Ventorrillo, virtualmente salvado a pesar de la derrota