sábado 24.08.2019

“No esperaba haber llegado en el fútbol sala tan arriba como he llegado”

YAGO BALSA SONEIRA | PORTERO DEL NOIA PORTUS APOSTOLI

Al portero santiagués lo que le gusta es competir y sobre todo disfrutar del fútbol sala  | OlaiaNFS
Al portero santiagués lo que le gusta es competir y sobre todo disfrutar del fútbol sala | OlaiaNFS

Yago Balsa Soneira (Santiago, 1996) es uno de los tres porteros de la actual plantilla del Noia Portus Apostoli esta temporada. Militó ocho campañas en el Azkar Lugo donde comenzó con once años en la categoría Alevín. En este club debutó en la Primera División bajo la batuta de Diego Ríos, actual entrenador de O Parrulo Ferrol, para pasar a formar parte del filial del Santiago Futsal en la campaña 2016/2017 tras recibir una llamada de Mon Barreiro. Esta temporada fichó por la entidad barbazana donde cumple su primer año.

¿Cuáles fueron tus inicios en el fútbol sala?
Empecé de pequeño en el colegio. Sin embargo, al principio lo hacía en la demarcación de cierre. Pasado un tiempo, el portero del equipo lo dejó y como nadie quería hacerlo en ese puesto me ofrecí yo, pues me garantizaba jugar todo el partido.

¿Cómo te definirías?
Me considero una persona alegre a la que me gusta pasármelo bien en todo lo que hace. Soy tranquilo para algunas cosas y muy nervioso para otras, que son aquellas que no puedo controlar. Creo que esta personalidad se refleja cuando estoy en la pista, no sé si soy todavía más nervioso pero sí muy intenso. Intento estar muy conectado durante los partidos todo el rato dando instrucciones a mis compañeros y moviéndome.

Esta temporada fichaste por el Noia Portus Apostoli.
Sí, tras ocho temporadas en el Azkar Lugo, fiché por la entidad compostelana donde estuve tres años, que fue cuando el Santiago Futsal decidió deshacerse del filial. El pasado verano me llegó una oferta del Noia Portus Apostoli y decidí fichar por este club donde me encuentro muy a gusto.

Las amistades que se forjan en el fútbol sala es lo mejor que te puedes llevar

¿Cómo estás viendo tu paso por la entidad barbazana?
Antes de mi llegada tuve muy mala suerte con una lesión que sufrí en Santiago, que me hizo estar prácticamente parado y eso me frenó bastante. Aquí, esperaba adquirir la regularidad perdida pero, sinceramente, creo que no tuve la oportunidad de hacerlo. No obstante, no puedo reprochar nada a nadie y si alguno me pregunta si la he merecido le puedo responder con sinceridad que a lo mejor tampoco.

Por lo que dices, está siendo una mala etapa en tu carrera.
Sí, incluso como uno de los peores momentos a nivel deportivo junto a la lesión que he sufrido, porque todo el mundo quiere jugar, competir al máximo nivel y no lo estoy consiguiendo. A lo mejor es porque no cuento para el míster o porque no estoy en mi mejor nivel. Pese a ello, lo que intento es poner mi mejor cara y seguir trabajando a tope en la totalidad de los entrenamientos. No obstante, conozco cuál es la dinámica de un portero y soy consciente de la situación. A ello se une que comparto vestuario con dos porteros muy buenos, como lo son Carlos y Brais, por lo que es complicado entrar; pero estoy tranquilo con el trabajo que estoy haciendo en el equipo en la actual temporada.

Me gustaría seguir vinculado con el fútbol sala cuando cuelgue los guantes

¿Qué objetivos te marcas para el futuro?
Si te soy sincero, no esperaba haber llegado tan arriba como he llegado. A pesar de lo que te digo, mi intención pasa por encontrar un equipo en el que obtener regularidad y jugar. Si es en un Primera sería magnífico para entrar en su dinámica, pero entiendo que lo tendría más fácil en un Segunda porque soy joven. Competir es lo que me gusta y sobre todo disfrutar del fútbol sala.

¿Tu mejor recuerdo?
Cuando debuté en la División de Honor (actual Primera División) con el Azkar Lugo. De hecho, no sabía que iba a debutar hasta el calentamiento. Me quedé muy sorprendido y me tocó jugar la primera parte a mí y luego entró Mendiola.

¿Estuviste nervioso?
Para nada porque lo asumí como un premio a mi trabajo,  pero uno siempre tiene miedo de liarla.

¿Qué te da el fútbol sala?
Las amistades, tanto a nivel de jugadores como de entrenadores. Éste es un mundo que está muy relacionado y las amistades que se forjan es lo mejor que te puedes llevar.

Aunque tienes mucho recorrido como jugador, ¿te ves como técnico en un futuro?
En ese campo empecé con Xabi López, mi padre deportivo y preparador de porteros en el Azkar. Estuve en la escuela de porteros del Lugo Sala el año que la crearon. Luego, cuando jugué en Santiago, Mon (Barreiro) me puso al frente de un equipo de psicomotricidad y desde hace dos años estoy de entrenador en la selección infantil femenina de Santiago. Me gustaría seguir vinculado sala desde el banquillo con el fútbol sala de base cuando cuelgue los guantes.

“No esperaba haber llegado en el fútbol sala tan arriba como he llegado”
Comentarios