miércoles 18.09.2019

“Se empieza a ver el fútbol sala como una inversión rentable”

JAVIER LOZANO CID
PRESIDENTE DE LA LIGA NACIONAL DE FÚTBOL SALA
El dirigente toledano Javier Lozano Cid es presidente de la Liga Nacional de Fútbol Sala desde septiembre del año 2009  | Emilio Naranjo
El dirigente toledano Javier Lozano Cid es presidente de la Liga Nacional de Fútbol Sala desde septiembre del año 2009 | Emilio Naranjo

Javier Lozano Cid (Toledo, 1957) asegura que “el fútbol sala es una inversión rentable” después de diez años al frente de la presidencia de la Liga Nacional de Fútbol Sala (LNFS), un período en el que “la unanimidad” ha sido la constante en todas las decisiones de un deporte que quiere ser profesional y en el que “los intentos de soliviantar muestran intereses espurios”.

Tras su primera elección, en septiembre del año 2009, el dirigente repasa en esta entrevista el trabajo de su década al mando, tras la que no quiere “recrearse” pese al crecimiento de la LNFS, que ha repartido 700.000 euros entre los clubes este año, con previsión de subir a un millón el año que viene, y a calificarla como “un referente mundial”.

¿Cómo llegó a la presidencia después de haber sido seleccionador y directivo de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) y del Real Madrid?

Por casualidad, cuando la LNFS fue declarada insolvente. Acababa de dejar el Real Madrid y los clubes me pidieron que les echara una mano, pero cuando vi las cuentas dije que no. Luego me lo pidió (Ángel María) Villar –ex presidente de la RFEF–. La primera vez le contesté que no estaba tan loco, pero me tomé una semana y después respondí que sí pero con condiciones.

¿Qué resumen hace de esta década al frente de la LNFS?

Cuando llegué hice lo que haces cuando llegas a una casa en ruinas. Eliminar gastos no productivos, cerca de dos millones del presupuesto, y luego invertir en mejorar el producto, las retransmisiones, que entonces las pagábamos, dar más calidad, renovar las pistas, la comunicación y digitalizar la empresa. A los dos años y medio, más o menos, ya habíamos pagado todo y empezamos a hacer la vida más cómoda a los clubes al darles algo de dinero y ayudarles a mejorar.

No tiene sentido que ahora que empieza a haber dinero la codicia nos traicione

¿Cuál es la situación actual?

Ahora empezamos a percibir que se nos toma en serio y que la gente empieza a ver el fútbol sala como un producto consumible, que es una inversión rentable. Tenemos cinco patrocinadores y derechos de televisión internacionales, nuestra competición cuenta con seguidores en ciento ochenta y siete países. Hemos conseguido ser la referencia a nivel mundial y vendemos asesoramiento. Durante veinticuatro años hemos tenido que pagar mucho dinero para que nos televisaran, la producción y los anuncios. Los últimos cinco hemos logrado no pagar la producción y el año pasado hemos cobrado porque nos televisen. El fútbol sala es una inversión rentable y son datos. Nosotros damos valor difusión y retorno a los clubes y luego que ellos lo rentabilicen. Han tenido que pasar treinta años para que algunos nos descubran y nos quieran.

Tengo entendido que también aplican un reglamento de control económico.

Sí, éste es el tercer año, pero somos realistas. Sabemos que veníamos de un mundo muy desregulado y su implantación es progresiva. Poco a poco iremos incidiendo más en esta vía porque esa es la clave para que haya una competición sana y aquí no se metan aventureros. Es bueno que la competición transmita seriedad y que todos jueguen con las mismas bazas.

¿Qué puede decir de los diferentes clubes que compiten en la LNFS?

Los clubes en general están haciendo muy bien las cosas, están comprometidos y muy arraigados con la sociedad en donde viven. Eso da un sentido de pertenencia. Si cuentas con televisiones, público y una base social debes tener apoyo político y de empresa. Es un círculo virtuoso y con más dinero se va reforzando el producto. Lo que antes era una norma de anomalías ahora es una excepción, pero tenemos que continuar siendo vigilantes porque no queremos que las excepciones se vuelvan a convertir en regla.

Ese control que comenta, ¿ya ha surtido efecto?

Ahora estamos repartiendo más dinero a los clubes, este año han sido 700.000 euros y el año que viene pasaremos del millón. Cuando me puse al frente de la presidencia de la LNFS, los equipos de la Segunda División pagaban una inscripción de 47.000 euros y los de Primera 90.000. Ahora más o menos pueden pagar 3.000 y les das un montón de servicios. Invertimos cada año en los clubes más de un millón de euros en promoción para que se vea la competición. Pero no podemos recrearnos y debemos remar todos en la misma dirección.

Han tenido que pasar treinta años para que algunos nos descubran y nos quieran

No obstante, últimamente se ha escuchado alguna voz en su contra.

Si hay diferencias se deben solventar en la asamblea o en la junta directiva, pero todo lo que sea intentar soliviantar e insultar muestra que hay intereses espurios. Llevo diez años y en este tiempo se ha aprobado todo por unanimidad. No tiene sentido que ahora que empieza a haber dinero la codicia personal nos traicione. No se puede perder lo que nos ha llevado hasta aquí, ni dejar que la semilla de la división prospere.

¿Qué dice sobre la denuncia de impagos de la Asociación de Jugadores?

La Asociación ha presentado un contrato en B y nosotros eso no lo toleramos y lo combatimos. Ese contrato no está registrado en la LNFS, ni en la RFEF y la junta directiva, en la última comisión mixta, autorizó que lo denunciáramos a la Tesorería General de la Seguridad Social por si hay algún tipo de anomalía defraudando presuntamente a la Seguridad Social, pero también es una competencia desleal.

Deportivamente, ¿cómo ha sido la progresión de la LNFS?

Ha evolucionado mucho. Movistar ha ganado cinco Ligas pero tres en el último minuto. Lo más importante es que se ha ido generando una clase media muy fuerte ya que hay seis u ocho clubes que cualquiera puede ganar a cualquiera. Cuando empieza un partido tienes la sensación de que todos pueden ganar y eso genera ilusión y esperanza. Antes era imposible. Que Jaén ganara dos Copas de España es un mensaje al resto: si él puede, yo puedo.

“Se empieza a ver el fútbol sala como una inversión rentable”
Comentarios