Miércoles 20.06.2018
DXT Campeón
EFE

FÚTBOL | LIGA DE CAMPEONES

El Real Madrid, con calma, apagó el infierno de París

PARIS SG  1 - 2 REAL MADRID

Se anunciaba el infierno en París, pero sólo lo hubo en las gradas, en el humo de las bengalas de una afición del París Saint-Germain que creyó inflamar a su equipo con fuego.

Casemiro (segundo por la izquierda) del Real Madrid celebra junto a sus compañeros el segundo gol para su equipo ayer ante el PSG   |  EFE/ETIENNE LAURENT
Casemiro (segundo por la izquierda) del Real Madrid celebra junto a sus compañeros el segundo gol para su equipo ayer ante el PSG | EFE/ETIENNE LAURENT
El Real Madrid, con calma, apagó el infierno de París

Se anunciaba el infierno en París, pero sólo lo hubo en las gradas, en el humo de las bengalas de una afición del París Saint-Germain que creyó inflamar a su equipo con fuego, pero que se vio apagado por un templado Real Madrid, que antepuso calma al asalto que le anunciaban (1-2) para poner rumbo a cuartos de la Liga de Campeones.

Tras el 3-1 de la ida, un gol de Cristiano Ronaldo en el minuto 51 y otro de Casemiro en el 80 dieron a los blancos la victoria en la vuelta de los octavos contra un PSG en el que marcó el uruguayo Edinson Cavani y al que el italiano Marco Verratti dejó con uno menos para la última media hora.

Primera derrota
El equipo del técnico francés Zinedine Zidane infligió al PSG la primera derrota de la temporada en el Parque de los Príncipes, la primera desde que Unai Emery llegó al banquillo francés. Acabó con un proyecto que se había proclamado favorito a base de millones nunca vistos y dejó al técnico español, que seguirá sin conocer los cuartos de final de la Liga de Campeones, al borde de la destitución.

El Real Madrid apagó el incendio en el primer tiempo, sin mucho esfuerzo, porque el PSG no se contagió en ningún momento de la fiebre de la grada. Y en el inicio del segundo, cuando más empujaban los franceses, mató la eliminatoria con el rutinario gol de Cristiano Ronaldo -doce en ocho partidos-, goleador en nueve encuentros consecutivos.
Fue la culminación de una genialidad de Marco Asensio, la apuesta de Zizou ante las bajas del alemán Toni Kroos y el croata Luca Modric en el centro del campo, preferido en esta ocasión a Isco Alarcón, el elegido en la ida.

Su pase fue medio gol y la otra mitad la pusieron entre Lucas Vázquez y la cabeza del portugués, que no termina su luna de miel con Europa.
Todo lo contrario que el PSG, que volvió a naufragar en la competición continental. Sin su estrella Neymar, pero sin dar en momento alguno sensación de que podía remontar el 3-1 encajado en la ida.
El PSG echó mucho de menos al brasileño. Ninguna de las otras estrellas pusieron picante a su ataque. Todo el mordiente estuvo en la grada, la única que parecía creer.  Pero no fue suficiente.

El Real Madrid, con calma, apagó el infierno de París