sábado 07.12.2019

Las nuevas reglas castigan con roja las entradas por detrás

Las modificaciones para el curso 2019-20 premian a los defensores que busquen disputar el balón
Guadalupe Porras, primera árbitra asistente en la máxima categoría del fútbol español, debutará en la Liga el sábado  | efe
Guadalupe Porras, primera árbitra asistente en la máxima categoría del fútbol español, debutará en la Liga el sábado | efe

Las nuevas reglas de juego para la temporada 2019-2020 castigarán con tarjeta roja las entradas por detrás al talón de Aquiles y premiarán a los defensores que busquen disputar el balón, según la explicación de las mismas ofrecida ayer por el Comité Técnico de Árbitros (CTA)

En una jornada formativa para los medios, María Luisa Villa, miembro de la comisión técnica del CTA y formadora certificada FIFA, indicó que los objetivos para la temporada que arrancará en unos días persiguen la consistencia y uniformidad en las decisiones, la reducción de los errores y la protección de los jugadores.

Villa destacó que se ha pedido a los futbolistas respeto dentro de la charla que se está dando a los equipos, así como que no protesten en masa a los colegiados en jugadas clave como goles o fueras de juego, ya que estas son revisadas siempre por el sistema de videoarbitraje (VAR) y en caso de error serán corregidas.

Dentro de las nuevas reglas, definidas por la International Football Association Board (IFAB, por sus siglas en inglés), Villa incidió en que desde ahora se castigarán con tarjeta roja las entradas por detrás en las que el punto de contacto esté en el talón de Aquiles, una zona de alto riesgo de lesión; infracciones que estarán en el punto de mira.

Una de las jugadas analizadas hizo referencia al uso de los brazos para protegerse en la que se diferenció entre tarjeta amarilla, si el infractor toca con la mano la cara del rival para hacerlo sin ser consciente de la posición del contrario, y cartulina roja, en caso de que el golpeo sea con el codo o con un “exceso de fuerza e impetuosidad”.

Los nuevos criterios ‘premian’ a los defensores que intentan disputar el balón para que estos no sean expulsados cuando cometen una infracción, ya sea en un ataque prometedor dentro del área -sin tarjeta- o en una ocasión manifiesta de gol -cartulina amarilla-.

El cambio que influye más en el devenir del juego es que los rivales pueden entrar en el área a robar el balón en los saques de meta o tiro libre cuando este se ponga en juego y no cuando salga del área y que los defensas pueden recibirlo dentro de la misma.

Villa especificó que los jugadores rivales no podrán estar integrados en la barrera y tendrán que guardar un metro de distancia de ella y que se permitirá a los guardametas dar un paso hacia adelante sin tener que estar con los dos pies sobre la línea.

Las manos

Las manos, el punto que genera más dudas en el arbitraje y más diversos puntos de vista, se podrán sancionar cuando vengan de un rebote.

En la temporada 2019-20, se pitarán manos en cuatro situaciones: cuando deliberadamente se juegue el balón con la mano o el brazo; cuando se marque gol con la mano o se genere una acción de ataque debido a ese contacto, aunque sea accidental; cuando la mano esté a la altura del hombro o superior y cuando el balón provenga de un rebote y la mano o el brazo esté en una posición antinatural.

Las nuevas reglas castigan con roja las entradas por detrás
Comentarios