jueves 13/8/20

La lucha por el título y por Europa en once jornadas

Los objetivos de los equipos siguen siendo los mismos de antes del parón a solo cuatro días de la vuelta del campeonato con el derbi andaluz que se jugará el próximo jueves en Sevilla
Los jugadores
del FC Barcelona
celebran la consecución
del título de
Liga pasado | efe
Los jugadores del FC Barcelona celebran la consecución del título de Liga pasado | efe

Con una plantilla corta y la consistencia como principal incógnita, el Barcelona, líder de LaLiga Santander, defiende un margen de dos puntos sobre el Real Madrid, su más inmediato perseguidor, en las once finales que le quedan para sumar el tercer título doméstico consecutivo, algo que no consigue desde el trienio 2009-2011.

El técnico Quique Setién, que en enero relevó a Ernesto Valverde en el banquillo azulgrana, tiene ante sí la oportunidad de sumar su primer título oficial como entrenador dirigiendo a un equipo que, pese al liderato, generaba muchas dudas antes del parón por el coronavirus.

La pandemia interrumpió bruscamente la competición y, en algo más de un mes, el Barça afrontará un calendario exigente para una plantilla corta cuyas primeras espadas superan los 30 años.

Es el caso de Lionel Messi, Gerard Piqué, Sergio Busquets y Jordi Alba, fijos en los planes de Setién, así como Ivan Rakitic y Arturo Vidal, que deberán afrontar partidos cada tres o cuatro días.

Los blancos, a ganar

El Real Madrid retomará el pulso liguero con el objetivo de conquistar la deseada Liga marcada como el principal reto de la temporada por Zinedine Zidane, remontar la ventaja de dos puntos cedida al Barcelona con la derrota en la última jornada antes del parón, con el regreso al plan de las rotaciones que impulsó al éxito en el pasado y dos referentes de su juego ofensivo recuperados: Eden Hazard y Marco Asensio.

Nadie esperaba a Hazard hasta la Eurocopa y había muchas dudas de que Asensio pudiese tener ningún minuto tras una temporada en blanco por la grave lesión de rodilla que sufrió en pretemporada.

El calendario de locura con todo apilado en un mes y su fondo de armario en una plantilla repleta de recursos, juegan a su favor para resucitar el ‘plan b’ que tanto éxito le dio en la temporada 2016/17. Tan solo una baja inesperada que deja a Karim Benzema como único referente ofensivo y con la responsabilidad de recuperar el gol perdido. Luka Jovic, tras un confinamiento polémico con escapada a su país, regresó lesionado por una caída desde gran altura. Su fractura en el hueso calcáneo de su pie derecho provocan su adiós a su primera temporada repleta de sombras en el fútbol español, lejos de la imagen de goleador en Alemania que provocó su llegada por 60 millones de euros.

La nueva normalidad será diferente para el Real Madrid. Cambiará su casa en una decisión sin precedentes. La ausencia de público en el caso de que el fútbol lograra regresar tras la pandemia, impulsó a su directiva a acelerar las obras del estadio Santiago Bernabéu. El escenario de sus partidos a puerta cerrada será el Alfredo Di Stéfano, ubicado dentro de su ciudad deportiva, donde los jugadores acudirán paseando desde su habitación en la residencia pero sin el poder intimidatorio del coliseo de la Castellana.

El tercero en discordia

El Sevilla, tercero en LaLiga Santander, regresa a la competición con la exigencia de tener que afrontar un derbi a las primeras de cambio, este jueves en el Sánchez Pizjuán ante el Betis y sin el aliento de su afición, y con el reto de la Champions entre ceja y ceja para defender su puesto en este tramo final. Después de tres meses sin fútbol por la pandemia de coronavirus y con la incertidumbre, común a todos los clubes, de comprobar cómo le afectará hacerlo a puerta cerrada y sin el apoyo de su gente en el fortín de Nervión, el equipo de Julen Lopetegui vuelve a LaLiga preparado mentalmente e ilusionado por defender su actual posición.

Los sevillistas tienen claro que la meta es retornar, dos campañas después, a una Liga de Campeones que recientemente jugaron tres veces seguidas (2015-16, 2016-17 y 2017-18), aunque, en su lucha con equipos de presupuesto similar, se lo plantean como una “ilusión” y no como una obligación, lo que sí les ocurre, como alternativa, con una Liga Europa de la que son pentacampeones.

El Sevilla, que aventaja en un solo punto a Real Sociedad (cuarto) y Getafe (quinto) y en dos al Atlético (sexto), llevaba seis partidos invicto (2 triunfos y 4 empates -dos en Liga Europa-) cuando se paró LaLiga, justo en una semana de exigencia total con la ida de los octavos del torneo europeo contra el Roma y el derbi.

.

Objetivo inidispensable

Y Mientras aguarda rival en los cuartos de final de la Liga de Campeones, no hay objetivo más prioritario para el Atlético de Madrid que la clasificación para la próxima edición del máximo torneo europeo, el indispensable motor económico en el salto hacia lo más alto del equipo liderado por Diego Simeone, ahora frente a once jornadas y una presión desconocida por alcanzar uno de los cuatro primeros puestos de LaLiga Santander.

En cada uno de los siete cursos enteros precedentes del técnico argentino al frente del conjunto rojiblanco -los siete dentro del podio de la tabla (ha sido una vez campeón, dos segundo y cuatro tercero)-, ya había asegurado, o casi, su pase a la Champions a estas alturas de la campaña, con una regularidad y una solvencia que no ha demostrado aún este curso y que necesitará de ahora en adelante para amarrar una meta que es ineludible para él.

El pasado ejercicio no se movió de las cuatro primeras posiciones en 34 de las 38 jornadas, incluidas todas desde el decimo capítulo del torneo; hace dos (2017-18) en 35; hace tres (2016-17) en 31; hace cuatro (2015-16) en 34; hace cinco (2014-15), en 33; hace seis (en 2013-14) en toda la Liga, de la que fue campeón; y hace siete, en 2012-13, en 37 de las 38. Y en ningún tramo de ese recorrido bajó de ahí más allá de la jornada 12 del campeonato.

.

Otros invitados

Están invitados a este ‘banquete de luchar por Europa, además de los nombrados por clasificación, Valencia, Villarreal, Athletic... Las diferencias se notarán cada vez menos en la esperada ‘nueva normalidad’ liguera. l

Comentarios