martes 12.11.2019

El Leverkusen retrata a a un Atlético que volvió a dar una mala imagen

Un gol en el descuento de Morata maquilla la derrota
La defensa atlética se lamenta de los errores cometidos y que fueron aprovechados por conjunto alemán | EFE/SASCHA STEINBACH
La defensa atlética se lamenta de los errores cometidos y que fueron aprovechados por conjunto alemán | EFE/SASCHA STEINBACH

El Atlético de Madrid ahondó en su declive con una derrota en la Liga de Campeones más incontestable en el desarrollo que en el desenlace contra el Bayer Leverkusen (2-1), que le superó entre los despropósitos defensivos, como el gol en propia puerta de Thomas Partey, y la improductividad ofensiva.

Un partido impropio de un bloque que debería ser un aspirante a todo esta temporada, pero que viaja entre dudas tan estresantes como insistentes, que ya no pertenecen a un momento puntual o a la casualidad. Ni siquiera el 2-1 final de Morata en el minuto 93 ni la ocasión final para empatar esconden el momento que sufre el equipo.

Mientras, sostiene las opciones intactas en la Liga y en la Liga de Campeones. La mejor noticia en unos tiempos sombríos. De hecho, el Atlético depende de sí mismo para abordar los octavos de final. Necesita una victoria en las dos jornadas restantes, contra el Juventus en Turín y el Lokomotiv de Moscú en el estadio Wanda Metropolitano, para lograrlo. El liderato exige más, como ganar al conjunto italiano, en la cima con tres puntos más.

Diez minutos antes de empezar el partido, a 2.400 kilómetros, Douglas Costa marcaba el gol de la victoria del Juventus en Moscú (1-2); un tanto que le presionaba al Atlético por el liderato, pero también le abría la posibilidad de la clasificación matemática antes de lo esperado, aunque pendiente de su triunfo. Ni se acercó a él.

Contradicciones
Los hechos contradicen a las palabras en el Atlético. Por más que se habla de regularidad, de constancia y, sobre todo, de entrar a los partidos con ambición y determinación, la realidad se opone de forma indiscutible. Ni siquiera lo sucedido en Vitoria o Sevilla, los dos ejemplos más recientes en ese sentido, le han aleccionado.

No son comprensibles ya tantos primeros tiempos de nivel menor como ha ofrecido el conjunto rojiblanco ya con dieciséis partidos oficiales disputados en esta temporada. Al final una derrota pero que golpea la imagen.

Comentarios