martes 19.11.2019

El juez de LaLiga expulsa tres años al club catalán

La entidad tarraconense no podrá participar en competición profesional y, además, afronta una multa de 250.000 euros

El equipo catalán, al que el Depor ganó 2-0 en Riazor en la primera vuelta de la Liga, ha sido expulsado de la competición  | quintana
El equipo catalán, al que el Depor ganó 2-0 en Riazor en la primera vuelta de la Liga, ha sido expulsado de la competición | quintana

El Juez de Disciplina Social de LaLiga emitió ayer una resolución en el expediente disciplinario incoado contra el Reus en la que acordó la expulsión temporal por tres años del club de la competición profesional y le fijó una multa económica accesoria de 250.000 euros.


El Juez de Disciplina Social consideró que, a la luz de la documentación obrante en el expediente, queda indudablemente acreditado el incumplimiento del Reus de los deberes o compromisos adquiridos —en forma del impago de mensualidades del salario— con sus jugadores, con la gravísima consecuencia adicional de que seis de ellos tuvieron que abandonar el club.


Estos hechos probados no fueron negados por el Reus en su escrito de alegaciones a la propuesta de resolución del instructor.


Respecto a la compraventa de las acciones del club catalán por una sociedad de nacionalidad estadounidense, el Juez de Disciplina Social consideró que, si bien es una circunstancia constitutiva de propósitos y condiciones lícitos en sí mismos, configura una operación que, desde el punto de vista de su incidencia en el procedimiento sancionador, carece de efecto.


Como concluyó el Juez de Disciplina Social, “el saneamiento (presunto o real, total o parcial, creíble o no) de una entidad después de haber realizado el hecho infractor y haberse beneficiado de él no puede tener efectos enervadores de la sanción”.


Una vez probada la comisión de la infracción, se sanciona al club con la expulsión de la competición profesional.


Esa expulsión, atendiendo a la naturaleza de la infracción cometida y a las circunstancias objetivables concurrentes en la conducta infractora, se fija como temporal (y no definitiva), y no en su grado máximo, como propone el instructor (de 5 años), sino en el mínimo para esta sanción, de 3 años.


Adicionalmente, y como medida también prevista legal y estatutariamente, se le impone al club una multa económica de 250.000 euros, ponderada igualmente entre los dos valores límite de 180.303,64 y 300.506,00 euros.

Movimiento del club
El Reus anunció ayer que apelará la decisión del Juez.


Mediante un comunicado, la entidad catalana explicó que “los nuevos ejecutivos del CF Reus Deportiu se han reunido con la Real Federación Española de Fútbol y el bufete de abogados Cuatrecasas para intentar apelar la decisión del Juez Social de LaLiga e intentar conseguir la suspensión cautelar de la sanción”.

Comentarios