domingo 08.12.2019

Festín para asegurarse ser primera de su grupo

El combinado español tardó 23 minutos en inaugurar el marcador y cuando lo hizo ya sentenció
Los jugadores de la selección española celebran el gol marcado por Álvaro Morata ante Malta  | efe/ Julio Muñoz
Los jugadores de la selección española celebran el gol marcado por Álvaro Morata ante Malta | efe/ Julio Muñoz

La selección española se dio un festín anoche en el estadio Ramón de Carranza y goleó con absoluta facilidad a Malta (7-0) en la novena y penúltima jornada de la fase de clasificación para la Eurocopa 2020, con lo que los de Robert Moreno se aseguran ser primeros de grupo.

Tras el 2-0 de la primera parte, el combinado español se desmelenó en la segunda parte y además, con la especial alegría para Pau Torres y Dani Olmos, quienes debutaron y que a los pocos minutos de ingresar al campo también lograron sus primeros goles con la absoluta.

Robert Moreno, con el pase a la Eurocopa ya asegurado, afrontó el choque con muchas rotaciones entre sus elegidos y entre ellos tuvo la oportunidad de debutar como titular, y en un partido oficial, el meta catalán Pau López, con lo que se quedaron en el banquillo los dos que han alternado hasta ahora, David de Gea y Kepa Arrizabalaga.

El meta catalán, ahora en el Roma tras pasar antes por el Espanyol y la pasada campaña por el Betis, le esperaba un partido tranquilo ante la mermada potencial del rival.

Más problemas ofensivos tuvieron en el arranque los españoles, que como se preveía se encontraron a un rival tremendamente replegado ante el meta Henry Bonello, hijo de aquel que encajó los históricos doce tantos logrados por España (12-1) en el Villamarín de Sevilla en diciembre de 1983.

El recurso de abrir espacios por la derecha con Jesús Navas y por la izquierda con Juan Bernat atosigaron a Malta, que con el paso de los minutos vio cómo el rival le apretaba cada vez mas.

Empezó tarde
Tardó el equipo de Robert Moreno veintitrés minutos en abrir el marcador y fue Morata a la salida de un córner el que lo consiguió, con lo que el madrileño volvió a mostrar que está en vena de acierto ante gol con una gran racha ante las metas rivales de siete partidos seguidos marcando. El 1-0 no cambió nada, España nunca cejó en querer más y Malta prácticamente no salió de su campo, con lo que solo era cuestión de tiempo y acierto el que llegaran otros goles.

La selección española volvió a vivir desde el inicio del segundo período en el área maltesa e incluso Robert Moreno incluyó a otro delantero, Paco Alcácer, para tener mas potencial en el intento de goleada.

Prácticamente entraban los goles en cada avance de España frente a una Malta ya entregada y que miraba más al reloj del videomarcador que se estrenaba en el Carranza que al césped en busca de que se acabara el partido.

Una vez abierta la lata, en la segunda parte cada acercamiento de España se convertía en una ocasión de gol.

Comentarios