Martes 18.06.2019

El Extremadura de Manuel acaricia la salvación

La victoria del equipo dirigido por el coruñés vale su peso en oro

Manuel está haciendo un trabajo excepcional en tierras extremeñas, donde es casi una leyenda | laliga123
Manuel está haciendo un trabajo excepcional en tierras extremeñas, donde es casi una leyenda | laliga123

Un gol del uruguayo Gio Zarfino en el primer minuto de la segunda parte permitió al Extremadura llevarse de Santo Domingo tres puntos que le acercan a la permanencia y que mantienen a la deriva a un Alcorcón que, aunque está salvado, está dando muy mala imagen en este último tramo de temporada. El único aliciente en juego lo tuvo el Extremadura que, sin la salvación matemática, necesitaba los tres puntos para acercarse a la permanencia.

El Alcorcón, campando apático por el campeonato en mitad de tabla y sin objetivos, lo intentó primero con un remate de Nono con la pierna izquierda que se fue alto a los seis minutos.
Sin embargo, ese inicio que parecía prometedor con otros dos acercamientos por la banda derecha de Sangalli se fue diluyendo hasta que el conjunto alfarero terminó diluido en el juego de los extremeños.

Ocasión y gol
De esa forma llegó la ocasión más clara de la primera mitad para el Extremadura con una jugada de Bastos, cuyo remate, superado Dani Jiménez, sacó en línea de gol David Fernández.

Nada más comenzar la segunda parte, al primer minuto, el uruguayo Gio Zarfino remató a bocajarro un balón que paró Dani Jiménez y cuyo rechace, en el área pequeña, lo empujo a gol el propio delantero del Extremadura.

El técnico alfarero, Cristóbal Parralo, buscó aire fresco en su equipo y dio entrada a Borja Galán y Fran Sandaza. Con ambos mejoró su ataque el Alcorcón, aunque la falta de intensidad le hizo ser poco contundente en el área rival.

En ese contexto, el Extremadura no vio peligrar su victoria en ningún momento y tampoco necesitó arriesgar mucho. Su juego se basó en circular el balón por el centro del campo bajo la batuta del veterano José Antonio Reyes, que aportó esa dosis de tranquilidad que los suyos necesitaron para asegurar el triunfo y dar un paso de gigante por la salvación.

Comentarios