viernes 05.06.2020

El fútbol se reagrupa

Equipos como el Real Club Celta comenzarán mañana el trabajo en sesiones con hasta diez futbolistas, dando un paso más hacia la competición que empezaría dentro de cuatro semanas
Entrenamiento del Celta, la semana pasada, en A Madroa  | efe
Entrenamiento del Celta, la semana pasada, en A Madroa | efe

La plantilla del Celta de Vigo comenzará hoy los entrenamientos en grupo en las instalaciones deportivas de A Madroa después de superar los segundos test de detención de la Covid-19, necesarios para pasar a la fase 3 del protocolo elaborado por LaLiga. 

El conjunto gallego cerró la primera semana de trabajo sin lesiones, así que el técnico Óscar García Junyent volverá a contar con los mismos futbolistas en una semana en la que se incrementará la carga con dobles sesiones, a la espera de que se incorpore el internacional danés Pione Sisto. 

El extremo, al que el club impuso una fuerte multa por saltarse el confinamiento y viajar desde Vigo a Dinamarca el pasado 27 de marzo, no participó en los entrenamientos con el resto de sus compañeros en esta primera semana de trabajo. 

“Es un jugador al que me gustaría tener aquí entrenando como todos, pero de momento no puede ser así”, explicó el pasado jueves el técnico celeste, apenas 24 horas antes de que el presidente Carlos Mouriño señalara que Pione Sisto tiene “un problema” y no está colaborando con el club “para resolverlo”. 

Nuevas medidas
Los clubes recibieron la información el sábado, en la Orden SND/414/2020, de 16 de mayo, para la flexibilización de determinadas restricciones de ámbito nacional establecidas tras la declaración del estado de alarma en aplicación de la fase 2 del Plan para la transición hacia una nueva normalidad. 

Los grupos de trabajo tendrán que ser ‘estancos’, trabajarán en campos distintos o cada uno en su medio campo, no podrán compartir material y entre ellos no habrá intercambio ni contacto, y entre la llegada de los mismos a la instalación tendrá que transcurrir por lo menos un cuarto de hora. 

Los jugadores, que tendrán que seguir cumpliendo las medidas establecidas por las autoridades sanitarias, deberán mantener las distancias de prevención, de dos metros de manera general, y se deberá evitar situaciones de contacto físico. 

Los entrenamientos se desarrollarán siempre que sea posible por turnos y se deberá evitar superar el treinta por ciento de la capacidad que para deportistas tenga la instalación, para así mantener las distancias mínimas necesarias. 

Además, podrá asistir a las sesiones el personal técnico necesario, que también deberá observar las medidas generales de prevención e higiene frente a la COVID-19 indicadas por las autoridades sanitarias, y se podrán utilizar los vestuarios respetando dichas normas.

Comentarios