martes 4/8/20

La dura cuesta de enero: Xavi, Valverde y Suárez

Los contactos con el exfutbolista, que ha desestimado sustituir al actual técnico esta temporada, y la grave lesión del uruguayo centran la atención en Can Barça
Valverde, en imagen durante un entrenamiento, podría ser despedido en las próximas horas | Juanjo 	Martín/Efe
Valverde, en imagen durante un entrenamiento, podría ser despedido en las próximas horas | Juanjo Martín/Efe

El Barcelona cerró el año 2019 creyendo en sus fortalezas, líder de la Liga y con buenas expectativas para la Liga de Campeones, pero acaba de entrar en una pesadilla en poco más de una semana del 2020, que le puede llevar a estar buscando nuevo delantero por la lesión de Luis Suárez y, peor aún, quizá también nuevo técnico, ante las dudas que existen sobre la continuidad de Ernesto Valverde.

Todo iba más o menos encarado hasta el derbi con el Espanyol con el que arrancó el 2020 futbolístico, en el que el equipo de Valverde se dejó remontar un 1-2 para acabar empatando el partido, y con el añadido de que Luis Suárez empezó a manifestar problemas en la rodilla derecha, la misma de la que fue intervenida en mayo y que le impidió jugar la final de la Copa del Rey.

Tras el tropiezo del primer partido del 2020, el Barcelona hizo las maletas para ir a Arabia Saudí a participar en el nuevo formato de la Supercopa, contra el Atlético. El 3-2 del final del partido, tras dominarlo por 1-2, acabó siendo el detonante que llevó a la directiva a activar el plan B, es decir, prescindir de Valverde y contratar a Xavi Hernández, actual técnico del Al-Sadd.

El Barcelona, aunque disimuló un vuelo alternativo desde Arabia a Catar, argumentado que era para ver la evolución del Ousmane Dembélé, tras su enésima lesión muscular, en el viaje del ejecutivo Óscar Grau y del director de deportes azulgrana, Eric Abidal, en realidad estaba orientado a pedir una vez más a Xavi que dejase la aventura catarí y que tomase las riendas del Barça.

En estas últimas horas, el Barcelona ha estado esperando la respuesta de Xavi, quien al final ha aceptado el desafío, pero nunca a mediados de la presente temporada. De hecho, la carta de Xavi era la que tenía guardada uno de los aspirantes a la presidencia para 2021, como es Víctor Font.

De solución a problema

Ante la reciente negativa de Xavi a firmar un contrato con el Barcelona para sentarse de inmediato en el banquillo del Camp Nou, y esperar a la temporada 2020-21, el Barcelona se ha quedado sin su opción y con el ‘problema’ de cómo resolver ahora la situación de Valverde, quien hoy debería dirigir el entrenamiento en la Ciudad Deportiva.

Ante la junta directiva azulgrana, que se celebrará también hoy, todo apunta a que la comisión deportiva realice algún gesto, debido a que la exposición pública que ha tenido una vez más el Barcelona ente los medios estos días, transmitiendo los contactos con Xavi, ha dejado en una mala situación no sólo al club, sino al actual entrenador.

Valverde, que fue renovado hace meses por el presidente, Josep Maria Bartomeu, cuenta con pocos aliados ya en el Barcelona, y después de la derrota en Arabia Saudí, y ante el temor de que el Barcelona pueda vivir otro descalabro en la ‘Champions’, como sucedió en las dos anteriores temporadas, el Barça parece dispuesto a hacer lo que hace años que no hace: destituir a su técnico a mitad de temporada.

Mientras esta situación se cuece ya en el Camp Nou, la posición de Valverde es de una debilidad manifiesta y pocos dudan de que ya no solo no dirigirá el partido del domingo contra el Granada, sino que podría recibir su carta de despido en las próximas horas.

Cuatro meses de baja

Si el momento no fuese ya suficientemente amargo, ayer se conoció el alcance de la lesión de rodilla que tiene Luis Suárez, y que en principio solo le tenía que inhabilitar unas semanas para estar apto para el partido de ‘Champions’ contra el Nápoles, pero que le va a dejar en el dique seco unos cuatro meses, es decir, prácticamente todo lo que queda de temporada,

La baja prolongada de Suárez obligará al Barcelona a entrar en el mercado de invierno, ya activo, para hacerse con los servicios de un ariete, debido que en estos momentos el equipo de Ernesto valverde sólo cuenta con cuatro atacantes: Messi, Griezmann, Ansu Fati y Carles Pérez, por la lesiones de Suárez y Dembélé.

Se busca un goleador que pueda aportar algo más que el invento del año pasado, un Kevin-Prince Boateng que pasó desapercibido.

Comentarios