lunes 30/11/20

El club olívico firma su peor inicio goleador en 28 años

Encadena tres jornadas sin marcar y lleva tres goles en seis enfrentamientos, una cifra que sólo empeora el curso 1992-1993 al llevar entonces dos dianas
Los gallegos
parece que sólo
tienen obstáculos
en su
camino al gol |
Salvad or sas
Los gallegos parece que sólo tienen obstáculos en su camino al gol | Salvad or sas

El Celta de Vigo alargó ante el Atlético de Madrid (0-2) su preocupante sequía goleadora en la Primera División, campeonato en el que encadena tres jornadas sin marcar para firmar su peor arranque goleador en veintiocho años con tres goles en seis partidos, solamente empeorado por los dos del curso 1992-1993.

El técnico Óscar García Junyent insistió durante todo el verano en la necesidad de contratar un nueve tras la salida del internacional ruso Fedor Smolov, a la que se unió posteriormente la del uruguayo Gabriel ‘Toro’ Fernández, imprescindible para poder inscribir al peruano Renato Tapia por el exceso de extracomunitarios.

No obstante, la dirección deportiva que lidera Felipe Miñambres fue incapaz de encontrar ese ansiado delantero antes del cierre del mercado de fichajes, lo que dejó a Iago Aspas y Santi Mina como únicos atacantes a disposición del técnico catalán.

El problema del gol y la excesiva dependencia de Aspas ya llevó al Celta a sufrir hasta la última jornada del pasado campeonato para mantener la categoría, y en el arranque de la actual la situación no ha variado como demuestra el dato de que el internacional español es el único jugador de la plantilla que ha marcado en estas seis primeras jornadas.

Para encontrar un inicio de temporada que empeore el registro actual hay que remontarse al campeonato 1992-1993, cuando los celestes solamente marcaron dos goles en sus seis primeros encuentros. Con cuatro goles en esos mismos partidos se quedó el Celta en los campeonatos 1993-1994 y 2019-2020.

Sergio Álvarez

La entidad celeste ya puede inscribir de nuevo en el campeonato liguero de la Primera División al portero Sergio Álvarez, lesionado desde mediados del pasado mes de mayo, tras cumplirse los cinco meses preceptivos para dar de alta a un futbolista que fue dado de baja anteriormente por lesión.

La baja de larga duración del guardameta de Catoira, quien sufrió una rotura de ambos meniscos de su rodilla derecha, fue aprovechada por el club gallego para fichar al extremo Nolito, entonces en el Sevilla, en la recta final de la pasada temporada.

Desde entonces, Sergio Álvarez continúa con un proceso de recuperación que se complicó al verse infectado por el Covid-19. No obstante, los servicios médicos de la entidad olívica confían en que el veterano portero, de treinta y cuatro años de edad, pueda reaparecer antes de que se termine el presente año.

Su baja coincidió con la de su compañero de puesto Rubén Blanco, lo que precipitó el afianzamiento de Iván Villar como portero titular del equipo de Óscar García Junyent. l

Comentarios