jueves 19.09.2019

El Celta acaba la temporada con otro mal resultado

El tanteador sirve para no descender, pero no gusta en Vigo

Iago Aspas celebra el gol del empate celeste | efe
Iago Aspas celebra el gol del empate celeste | efe

Aunque estaba prácticamente definido, se confirmó el descenso del Girona y la permanencia del Celta. Solamente un milagro salvaba al bloque de Eusebio Sacristán y condenaba al de Fran Escribá.

Necesitaba ganar en Vitoria al Alavés y que el cuadro vigués cayera en Balaídos ante el descendido Rayo Vallecano. Además precisaba revertir la diferencia general de goles, en la que el equipo gallego era seis tantos mejor.

Aunque el Rayo se adelantó antes de la media hora con un tanto de penalti de Adrián Embarba cometido sobre el peruano Luis Advíncula, el Girona ni siquiera pudo soñar, ya que el ghanés Wakaso Mubarak puso en ventaja al equipo vitoriano a los 40 minutos.

Ni siquiera el segundo tanto rayista, obra de Álvaro Medrán (m.72), alimentó el sueño gerundense, porque el argentino Jonathan Calleri (m.83) certificó el 2-0 en Mendizorroza y el descenso del cuadro catalán, que salvó el honor con un trayazo de Cristian Portu (m.86). Emocionante despedida también para Abelardo Fernández como técnico del Alavés.

En Balaídos, mientras tanto, el Celta, que llegó a ser pitado por sus seguidores, evitó la derrota y pudo respirar por fin. Iago Aspas, su gran referencia ofensiva, acortó distancias con un polémico penalti transformado por Iago Aspas (m.82) y en la prolongación consiguió el 2-2 definitivo.

Comentarios