Domingo 26.05.2019

Los celestes ponen fin a un curso decepcionante

La temporada arrancó con el sueño de clasificarse para jugar en Europa y terminó con la amenaza del descenso a Segunda

Antonio Mohamed, Miguel Cardoso  y Fran Escribá; los entrenadores que ha tenido el club olívico en una temporada para olvidar | aec
Antonio Mohamed, Miguel Cardoso y Fran Escribá; los entrenadores que ha tenido el club olívico en una temporada para olvidar | aec

El Celta despide una decepcionante temporada con la obligación de puntuar ante el Rayo para no estar pendiente de lo que haga el Girona en su partido con el Alavés en Mendizorroza. La derrota del equipo catalán ante el Levante ha despejado el camino a los gallegos, que encaran la última jornada con la permanencia en su bolsillo.

Al equipo de Fran Escribá le vale ganar, empatar e incluso una derrota por la mínima obligaría a los de Eusebio Sacristán a golear al Alavés para evitar su descenso a la categoría de plata estatal. Así, si el Celta pierde por uno a cero, la escuadra catalana deberá ganar por seis a cero; si cae por dos goles, el conjunto gerundense tendría que golear cinco a cero. Así sucesivamente, lo que refleja la situación favorable con la que parte el equipo olívico. Es, por tanto, una combinación poco probable teniendo en cuenta la fiabilidad de los celestes en su estadio en el último mes y medio de competición.

Escribá no ha dado pistas sobre el once que alineará en el que puede ser su último partido como entrenador al frente del banquillo del equipo de Balaídos. Su renovación ha quedado en un segundo plano hasta que la salvación sea matemática. La próxima semana se reunirá con los dirigentes del Celta para abordar su futuro, una vez se cierre un curso que arrancó con el sueño de Europa y terminó con la amenaza del descenso.

Aún así, no se esperan demasiados cambios en la alineación. Las dudas están en el centro de la defensa y en la banda derecha. El once, no obstante, podría ser el mismo que formó hace quince días ante el Barcelona con Iago Aspas y Maxi Gómez en punta.

Profesionalidad
Enfrente estará un adversario que no se juega nada y tiene ya la mente puesta en la próxima campaña, en la que intentará regresar a la máxima categoría estatal.

El equipo que dirige Paco Jémez viaja a Vigo “con la mayor profesionalidad” en busca de un triunfo, aunque el estado anímico de la plantilla por el descenso no es el mejor por una temporada en la que todo ha sido sufrimiento. Desde la directiva se ha incidido al vestuario de la importancia de no acabar último el campeonato y a esa motivación se aferra.

Comentarios