sábado 24.08.2019

El de Zumaia se une al club de los ‘comodines’ blanquiazules

Eneko Bóveda y Borja Valle también destacan por su polivalencia
El bilbaíno puede actuar como lateral derecho y central, mientras que el berciano puede asumir el rol de delantero centro y de extremo     | pedro puig
El bilbaíno puede actuar como lateral derecho y central, mientras que el berciano puede asumir el rol de delantero centro y de extremo | pedro puig

La llegada de Peru Nolaskoain convierte al Deportivo en un equipo especializado en reunir a futbolistas que pueden desenvolverse en distintas posiciones del terreno de juego.

Los ejemplos más claros, además del futbolista cedido por el Athletic Club, son los de Eneko Bóveda y Borja Valle.

El de Zumaia la pasada campaña jugó como defensa central en el primer equipo vizcaíno. Sin embargo, en las categorías inferiores del Athletic se movía en el doble pivote e incluso llegó a asumir el papel de mediapunta.

Bóveda, también formado en Lezama, puede jugar tanto en el lateral derecho como en el eje de la defensa. Sin embargo, desde su llegada al cuadro deportivista se ha movido más en el costado.

Otro ‘comodín’ con el que cuenta Juan Antonio Anquela es Borja Valle. El berciano ha alternado su condición de delantero centro y de extremo desde que recaló en la plantilla blanquiazul. Sin embargo, el técnico jiennense ha dejado claro que desea que el futbolista nacido en Ponferrada se especialice en la banda.

“Está para un roto y para un descosido, pero lo que tenemos que hacer es decirle ‘tú juegas aquí’ y dejar de ponerle ahora aquí y ahora allí porque al final, el que mucho abarca, poco aprieta”, dijo Anquela sobre Borja Valle el pasado 2 de agosto, y dejó claro que él lo ve como extremo y no como ‘9’.

Otros deportivistas que pueden ocupar zonas distintas en el ‘verde’ son Pedro Sánchez y Ager Aketxe, que pueden moverse en la mediapunta y en la banda, Álex Bergantiños, quien, pese a ser mediocentro, también ha formado como defensa central, o Diego Rolan, que puede actuar como punta y extremo.

Comentarios