miércoles 26.02.2020

Víctor Mollejo: “Me gusta encender a la afición desde niño”

El futbolista manchego, junto a Javi Montero, amigo suyo y con el que ha llegado cedido por el Atlético  | pedro puig
El futbolista manchego, junto a Javi Montero, amigo suyo y con el que ha llegado cedido por el Atlético | pedro puig

Víctor Mollejo asegura que todo ese temperamento que muestra en el campo no obedece a la casualidad, sino que es una manera de espolear a sus compañeros y al público.

¿Qué tiene el técnico?

Fernando es un motivador nato, que es lo que necesitábamos, motivarnos, decir ‘sois buenos, no lo que la clasificación refleja y vamos a tirar para arriba’. Ha llegado a un equipo muerto y lo ha revivido,  pero también tenemos gran parte de culpa los jugadores, con Sabin y Çolak, que nos han ayudado en los últimos partidos, porque hemos estado aquí todo el año partiéndonos la cara, a pesar de que los resultados no han sido los que se merece la afición. Hemos despertado y estamos en la pelea.

Da la sensación de que Vázquez tiene un aura especial.

Sí, me sorprende lo bien que sabe llevar a todos los jugadores, la amabilidad con la que te habla, te motiva. Si haces algún entrenamiento más flojo, te hace comentarios para que espabiles. Me gusta esta experiencia porque sabe muchísimo de fútbol y se nota.

En sus tres partidos se ha visto obligado a improvisar.

Por eso. Él llegó y puso este sistema que está funcionando. También ha introducido variantes que estamos captando, que es lo más importante. Ese es un punto a su favor, de los muchos que tiene, porque ha logrado que los jugadores, que no estábamos dando nuestro  nivel, lo estemos recuperando.

Vine al Depor para ver partidos como el del Cádiz, ahí vi lo que es Riazor de verdad

¿Hace un mes habrías creído posible ganar cuatro duelos?

Por supuesto, porque veo el nivel de mis compañeros todos los días y son muy buenos. De hecho, viendo los últimos partidos, sí es verdad que Sabin y Çolak son los que han marcado los goles, pero muchos halagos se los están llevando los que llevan aquí toda la temporada. Yo tenía claro que el equipo iba a despertar en algún momento, pero mi miedo era que lo hiciera tarde. Ahora estamos en esta situación, que parece que todo es bonito, pero nadie mejor que nosotros sabe todo lo mal que lo hemos pasado, por eso estamos con confianza, pero con los pies totalmente en el suelo.

Çolak y Sabin Merino han entrado por la puerta grande.

Sabin es un delantero que aguanta muy bien el balón de espaldas, se vio muy bien contra el Cádiz, que cuando el equipo sufría y no tenía tanto el balón, teníamos ese delantero arriba al que a veces le mandamos un melón y él la bajó, forzó un saque de banda,  que eso da respiro al equipo y es de agradecer. Y Çolak es un futbolista con mucha calidad, un jugador de élite que sabes que te va a devolver una pared, que si haces un desmarque, te la va a devolver perfecta, por lo tanto te da mucha confianza tener jugadores así en el campo.

Hemos pasado de que en el último partido de 2019 hubiera 8.400 personas en Riazor a casi 25.000 ante el Cádiz.

Vine al Depor para ver partidos como el del Cádiz. Ahí vi lo que es Riazor de verdad, por lo tanto, muy contento, es una ilusión extra, una motivación ver a tanta gente, niños, familias que tienen una ilusión.

El peligro es que ahora haya quien diga que el playoff ya no está tan lejos.

La Segunda División es así, es muy engañosa. Te colocas el séptimo y dices ‘ya es imposible que baje’ y a lo mejor solo estás a diez puntos del descenso, y al revés, por eso hay que tener calma, hacernos fuertes en casa y aprovechar la buena racha que tenemos y poco a poco el tiempo dirá si estamos capacitados para ir para arriba o no.

Los que estamos empezando siempre vamos un poco acelerados

Eres muy joven y te has encontrado con una temporada intensa en todos los sentidos.

Y muy contento de ello. Cosas que desde fuera se pueden ver como ‘vaya lío, dónde se ha metido’, yo las veo como un privilegio. No esperaba ni mucho menos el aprendizaje que me estoy llevando este año.

Con los tres técnicos has sido un fijo en el equipo.

Creo que mi año está siendo bueno. He tenido partidos buenos y malos, como todos, pero intento demostrar que puedo ser titular,  que es para lo que estoy aquí, para ser titular y ayudar al equipo. De momento, me están saliendo las cosas bien y sigo cada día motivado e ilusionado para que el míster me siga poniendo.

En algunos momentos se te ve muy acelerado en el campo.

Trabajo todas las cosas malas que noto en el partido. Los chicos que estamos empezando en el fútbol profesional siempre vamos un poquito acelerados porque queremos demostrar, queremos ayudar rápido al equipo, pero estos partidos de atrás, Numancia, Cádiz… sí que me he visto mejorando. De hecho, sale reflejado en el GPS, que en partidos anteriores corría 11 kilómetros y ahora hago nueve y medio y me voy con  la sensación de que he corrido un montón. Eso significa que he corrido bien.

Eres un futbolista de carácter, que se mete en rifirrafes y al que la chispa le salta pronto.

Desde fuera parece eso, pero quien me conoce sabe que fuera del campo soy un chico muy tranquilo y nunca en mi vida me he metido en ningún problema. Dentro del campo da esa sensación, pero yo sigo estando tranquilo, sé que es algo bueno para mi equipo, intento que cuando se prende la mecha siempre sea en situaciones en las que favorece al equipo para dar aire, porque nos viene bien, para encender a la afición, a la gente, y me gusta jugar con eso desde que era un niño.

Me daría mucha pena que Montero se fuera porque aquí es como mi hermano

El joven futbolista se siente una pieza importante en la escuadra blanquiazul.

Cuando las cosas se torcieron, se especulaba con que podías salir del equipo en enero, pero ahora ni se plantea.

Yo nunca me lo he planteado. Era una cosa que decidía el club, yo nunca puse problemas en nada, si tenía que salir, iba a salir, si tenía que quedarme, yo, encantando porque es lo que quiero. Estoy contento de que ahora con Fernando las cosas van bien y ya no se habla nada de eso. Lo que tenga que ser, será, pero yo quiero quedarme aquí y creo que el míster también quiere que me quede.

Quien sí podría salir es Montero. ¿Te dolería?

Claro, me daría mucha pena porque aquí es como mi hermano y creo que es un gran futbolista, no porque sea mi amigo ni mucho menos, sino porque yo le he visto dar un gran nivel y  al final, cada uno lo lleva de una manera. Él ha llegado aquí y ha hecho partidos buenos, malos, la han tomado un poco con él por algunos errores, pero yo creo que él, a medida que avancen las jornadas, va a mostrar mayor solidez, que es lo que se le pide. De hecho, ahora lleva una racha de partidos buenos, la gente lo sabe y seguro que poco a poco tendrán más confianza en él y eso le vendrá muy bien.

Acabas de cumplir 19 años. ¿Cuál ha sido el mejor regalo como deportivista?

Vivir el ambiente del otro día, sin ninguna duda. Fue un regalo increíble dos días antes de mi cumple. También me quedo con otros muchos momentos que aparentemente no son felices, pero que hacen que las amistades y el grupo sean más fuertes y te hacen aprender.

Ahora, tenéis que ir a por la quinta victoria consecutiva.

Sí, por supuesto, es a lo que vamos a Albacete, a ganar.

¿Qué rival esperáis?

Al Albacete de la primera vuelta. Fue el partido de mi debut, jugamos bastante bien, tuvimos ocasiones, ellos parecía que no arrancaban y de la nada nos metieron un gol. No podemos fiarnos porque tiene mucha facilidad para crear ocasiones de la nada, por lo tanto tenemos que estar muy concentrados.

Comentarios