martes 19/1/21

Valín regresó a la disciplina de grupo ayer en Abegondo

Bóveda y Keko Gontán dosifican su esfuerzo, mientras que Derik Osede ya camina al margen 
Valín, durante el entrenamiento de ayer | Patricia g. fraga/a.c.
Valín, durante el entrenamiento de ayer | Patricia g. fraga/a.c.

Después de haber gozado de una jornada de descanso, la plantilla del RC Deportivo de La Coruña regresó a los entrenamientos con la mente puesta en el próximo compromiso de Liga, el domingo en Riazor ante el Racing de Ferrol (19.00 horas).

Y lo hizo con la buena noticia del regreso al grupo de Jorge Valín, lateral derecho que se perdió la cita ante el Guijuelo debido a un esguince de tobillo del que se ha repuesto totalmente.

De este modo, tan solo Derik Osede y Miku dispusieron de trabajo específico al margen del grueso del equipo; el central dio un paso más en la rehabilitación de su lesión muscular padecida en Salamanca —duelo ante Unionistas— caminando por la carretera anexa a los campos de Abegondo junto al recuperador físico Fran Molano.

Otros dos hombres que finalizaron el encuentro ante el Guijuelo un tanto sobrecargados como Eneko Bóveda y Keko Gontán dosificaron sus respectivos esfuerzos, al no realizar parte del circuito físico inicial y retirándose un cuarto de hora antes de tiempo durante el transcurso del partidillo final de acoplamiento en el campo II de Abegondo.

En principio, ambos estarán en condiciones de formar ante el Racing aunque permanecerán ‘entre algodones’ en las próximas sesiones.

Circuito físico y remates

En una sesión que dio inicio con más de media hora de retraso respecto al horario inicial previsto —a buen seguro que el cuerpo técnico y el plantel analizaron en vídeo el último partido—, Manuel Pombo diseñó un exigente circuito físico en el que combinó fuerza física y finalizaciones a puerta.

Fernando Vázquez efectuó también trabajo táctico en el campo II con sus pupilos, haciendo hincapié en la salida con el balón desde la zona defensiva y en la presión alta de delanteros y centrocampistas ofensivos.

El equipo puso fin a una sesión de hora y tres cuartos de duración con una ‘pachanga’ de acoplamiento, a tres cuartos de campo.

Comentarios