sábado 14.12.2019

Una victoria que se resiste

Los blanquiazules suman 17 partidos sin ganar, igualando su peor registro histórico, que se remontaba a la temporada 1987-88, en la que un gol de Vicente evitó el descenso a Segunda B
Luis César, ayer durante el partido en el Anxo Carro  | alfaquí
Luis César, ayer durante el partido en el Anxo Carro | alfaquí

El Deportivo está a punto de batir un récord, pero en negativo, en esta temporada. De momento ya lo ha igualado: 17 partidos sin ganar seguidos, logrado tras las tablas sin goles cosechadas el domingo en el Anxo Carro.

La última vez que los coruñeses ganaron fue el 18 de agosto, hace más de cien días. Para encontrar un inicio tan demoledor hay que retrotraerse hasta la campaña 1987-88. Un curso en el que los coruñeses tuvieron hasta tres técnicos diferentes: Eusebio, Rodríguez Vaz y Arsenio Iglesias.

Recuerdos pretéritos

Con Rodríguez Vaz primero y Arsenio después, tras el cese de Eusebio, los herculinos encadenaron 17 jornadas sin ganar. Una mala dinámica que comenzó en la jornada 11, el 22 de noviembre de 1987, con el encuentro ante el Figueres a domicilio (2-1). Una derrota a las que hubo que sumar las sufridas ante Málaga, Real Burgos, Racing de Santander, Castellón, Sestao y Recreativo de Huelva, además de los empates cosechados ante Cartagena, Lleida, Castilla, Oviedo, Elche, Barcelona Athletic y Bilbao Athletic. Tras la destitución de Rodríguez Vaz llegó al banquillo Arsenio Iglesias, con el que los blanquiazules tardaron cuatro partidos en romper la inercia negativa, tras sendos empates ante Xerez y Granada y una derrota contra el Hércules.

EL DATO
El Depor, con 12 puntos, necesita llegar a 50 para no perder la categoría

En la jornada 28, el 13 de marzo de 1988, más de tres meses después, los coruñeses volvían a ganar, imponiéndose al Tenerife (3-0). Un alivio para un equipo que batalló para no sufrir la pérdida de categoría a Segunda B y que terminó salvándose gracias a un gol de Vicente en el 92 ante el Racing de Santander.

Números de ‘playoff’

No queriendo llegar a ese final de infarto, la realidad es que el Deportivo sigue en una situación límite, con 12 puntos de 54 posibles. Quedan 72 en juego y los coruñeses están obligados a terminar la primera vuelta y hacer una segunda de puestos de playoff para salvarse del descenso a Segunda B, que podría suponer la desaparición del equipo blanquiazul. El capitán Álex Bergantiños volvió a reconocer que harán falta alrededor de 50 puntos para evitar el desastre.

Los coruñeses, incapaces de sumar de tres, tienen, no solo que comenzar a ganar, sino que también enlazar varias jornadas seguidas puntuando.

Un triunfo que se le resiste al Deportivo y a Luis César Sampedro, que ha conseguido cortar la sangría de goles encajados en contra, pero que acumula ya ocho jornadas sin lograr una victoria.

Comentarios