Miércoles 18.07.2018

Tino fue invitado a salir del vestuario y hubo tensión tras el partido

Juanfran confirmó la información de este diario respecto al encuentro con el presidente y admitió que hay “nerviosismo”, pero rechazó que haya “malestar”

El presidente bajó a la caseta al descanso y a la conclusión del choque  | patricia g. fraga
El presidente bajó a la caseta al descanso y a la conclusión del choque | patricia g. fraga
Tino fue invitado a salir del vestuario y hubo tensión tras el partido

La visita de Tino Fernández al vestuario en el descanso del partido ante el Málaga que reveló ayer este diario tuvo repercusión en otros medios de comunicación y también fue abordada por Juanfran en la rueda de prensa que dio antes del primer entrenamiento de la semana. 
El lateral, uno de los capitanes, intentó restar trascendencia al paso del presidente por la caseta.  Reconoció el “nerviosismo” que hay por la complicadísima situación que vive el equipo, aunque matizó que la plantilla no  está molesta por la inesperada visita. Algo que desmienten otras fuentes.
Que Tino baje al vestuario es algo que suele ser frecuente cuando concluyen los partidos, pero que rara vez sucede en el intermedio de los encuentros. Algunas fuentes del club recuerdan solo una:  ante el Athletic de Bilbao el día del gol anulado a Álex Bergantiños con el Deportivo jugándose la permanencia con Víctor Sánchez del Amo como técnico. En ese caso, sin embargo, el motivo no era hablar con los jugadores, sino quejarse al colectivo arbitral. 
Acudir al descanso a visitar a los jugadores supone perturbar el ambiente y romper esos códigos del vestuario que (mayoritariamente) defienden siempre los futbolistas. Es como invadir su espacio en un momento en el que ellos están concentrados en el partido y en el que el máximo responsable en el vestuario debe ser el entrenador, no el presidente. 
De ahí que la visita de Tino generara malestar en una plantilla que ya había tenido desavenencias con el Consejo de Administración cuando trascendió que en la comida de Navidad los jugadores habían bromeado sobre una prima por ganar al Celta. Tampoco gustaron las formas del despido de Bruno Gama e incluso algunos no estuvieron cómodos con la visita del alcalde a Abegondo antes del partido con Las Palmas.
En el caso del choque con el Málaga, Tino bajó para transmitirles su desagrado por lo que había visto en el terreno de juego en la primera parte. Al presidente le pareció una vergüenza y así se lo dijo a los jugadores. Ni la insólita visita ni las formas gustaron a la plantilla. Tal vez con alguna excepción, como la de Juanfran, a tenor de lo que el propio lateral dijo ayer en la rueda de prensa que ofreció en la ciudad deportiva de Abegondo. El lateral, sin embargo, admitió, al referirse a la visita de Tino, que habrá “gente” a la que ese paso del dirigente por la caseta “le guste más o menos”, lo que lleva a interpretar que no todos opinan como él.
Que la visita de Tino no fue grata lo constata el hecho de que uno de los jugadores le invitara de buenos modos a salir del vestuario, tal y como contó ayer Radio Marca al hacerse eco de la información que publicó dxt.
Concretamente, según ha podido saber este diario, fue uno de los titulares el que invitó al dirigente blanquiazul a abandonar el vestuario en el intermedio del partido.
Los futbolistas regresaron al terreno de juego y sacaron adelante el compromiso con el Málaga, crucial para seguir teniendo esperanzas de lograr la salvación. 
A la conclusión del choque, Seedorf y los suyos agradecieron en el césped el apoyo de la afición y se retiraron al vestuario con la satisfacción de haber roto la peor serie de partidos sin ganar de toda la historia del club en Primera División. Ya en la caseta, volvió a presentarse el presidente del Deportivo, aun con los ánimos caldeados. 
Algunas fuentes confirman que se vivieron momentos de tensión en Riazor, pero los calentones, por fortuna, se enfriaron a tiempo y no pasó a mayores.

Tino fue invitado a salir del vestuario y hubo tensión tras el partido