sábado 28/11/20

Sufrimiento y épica en el regreso a la Segunda B

El Depor estrenó su segunda campaña en la categoría de bronce, 40 años después, con un triunfo que confirmó la enorme superioridad técnica de la plantilla, pero con mucho trabajo por hacer aún
Eneko Bóveda celebra el 2-1 con sus compañeros | quintana
Eneko Bóveda celebra el 2-1 con sus compañeros | quintana

El Depor estrenó su segunda temporada de la historia en Segunda B de la misma forma que lo hizo 40 años antes en su primera etapa, con una victoria por la mínima.

Los blanquiazules abrieron aquella campaña 1980-81 con un 1-0 en Riazor ante el Bilbao Athletic (el filial del conjunto rojiblanco), que dirigía Javier Clemente. La escuadra coruñesa, entrenada por José Martínez, se impuso gracias a un gol de Fernando Muñoz en el minuto 37.

40 años después, los herculinos estrenaron el curso liguero en la categoría de bronce en casa, de nuevo, con un triunfo. 2-1 gracias al gol de Claudio Beauvue en el arranque del segundo tiempo y el épico tanto de Eneko Bóveda cuando el cronómetro estaba a punto de alcanzar el minuto 97.

El juego de los herculinos no fue brillante. Demasiadas imprecisiones al mover el balón. Pocas ideas para un equipo que aún está muy verde, pero en el que se confirmó la enorme calidad de sus futbolistas, llamados a marcar las diferencias en la competición.

Los dos tantos llegaron tras sendos centros perfectamente puestos y rematados de cabeza de manera inapelable.

Keko Gontán fue el mejor de un equipo que ofreció pinceladas ilusionantes de futbolistas como Lara, Nacho, Gandoy o la lección defensiva de Mujaid y, sobre todo, Borja Granero.

Riazor volvió a tener público siete meses después, aunque la Covid solo permitió que hubiera 3.000 afortunados en las gradas del estadio coruñés.

Comentarios