Viernes 16.11.2018
Depor / Rival

Abel Mourelo: “Si el Reus está en el fútbol profesional es, buena parte, gracias a Natxo”

Abel Mourelo, las dos últimas temporadas segundo entrenador de Rubén de la Barrera en la Cultural Leonesa es el analista y adjunto a Xavi Bartolo en el cuerpo técnico del Reus, rival del Depor mañana.

Abel Mourelo, adjunto a Xavi Bartolo en el Reus, rival del Depor mañana
Abel Mourelo, adjunto a Xavi Bartolo en el Reus, rival del Depor mañana

Xavi Bartolo ha sido el preparador físico de Natxo González. ¿Cómo se plantea el Depor-Reus conociendo tan bien al entrenador rival?
El Reus es lo que es, en gran parte, gracias a Natxo y si el equipo está en el fútbol profesional es gracias a él. Natxo es una persona muy respetada en Reus y en el fútbol catalán. Es una persona excepcional y un entrenador referente desde hace muchos años. Su evolución desde el punto de vista futbolístico ha sido brutal. En cuanto al Depor, no es cuestión de Natxo sino de los elementos que tiene en su equipo. El Deportivo es un equipo de Primera División jugando circunstancialmente en Segunda.

¿Es diferente la forma de plantear un partido contra el Deportivo por la particularidad de su 1-4-4-2 en rombo?
A nivel táctico nos estamos adaptando todo lo que podemos a las exigencias que tienen los rivales tanto defensiva como ofensivamente. Muchas veces no es el dibujo el que nos condiciona sino los jugadores qué conforman ese dibujo y en el caso del Depor son futbolistas de primerísimo nivel y con la particularidad de contar con cuatro jugadores interiores de esa calidad.

¿Os condiciona el Deportivo?
No. Tenemos muy claro cómo queremos jugarle al Depor. Sabemos de la dificultad, pero también que si somos valientes podemos tener secuencias largas con balón y eso les puede incomodar.

¿Te llama la atención el balón parado defensivo de Natxo?
Se puede decir que Natxo ha creado escuela porque ha sido el primero que lo ha hecho en Reus y todavía se sigue haciendo; también lo ha hecho en Zaragoza, Aritz López Garay lo sigue haciendo con el Numancia en Soria... Es seguridad. Se puede leer que los entrenadores queremos inventar con ese tipo de defensa cuando es algo que se consensúa con el futbolista porque tiene que sentirse cómodo defendiendo así. No hay ningún entrenador que tiene piedras sobre su propio tejado. Analizando con números y eficacia, esa defensa zonal tan hundida en el balón parado te da más de lo que te quita. Si te juegan directo, atacas el balón de cara al no tener espacios en la espalda pese a que el portero tiene menos espacio de intervención, pero lo que se intenta es que no llegue el balón al portero. 

¿Había defendido así algún equipo tuyo?
Nunca, pero me siento cómodo defendiendo así. Los chicos están de acuerdo con eso y los números siguen dando la razón porque encajamos pocos goles. Que salga mal depende mucho de un muy, muy buen lanzador y que coincida que su golpeo vaya al sitio exacto y haya una peinada pero muchas veces hay bloqueos y faltas. 

¿Tiene mérito que, con su presupuesto, el Reus no esté más abajo en la clasificación?
No es cuestión de presupuesto sino del contexto en el que nos manejamos. Hemos tenido un problema con el límite salarial y no hemos podido inscribir a cinco futbolistas de primer nivel (Yoda, Vitor, Tito, Cuenca y Lekic), el último se fue al Cádiz el último de mercado. Vitor, Yoda y Cuenca son futbolistas de ataque que en Segunda División son totalmente determinantes. Estamos muy condicionados por el número de fichas profesionales: 14 jugadores y dos porteros. Teníamos una plantilla, no hemos podido inscribir a todos los jugadores y ahí está el mérito haciendo muchas veces un fútbol relativamente muy bueno.

¿Cómo es el Reus?
Estoy en Reus desde julio. Es un sitio, pequeño, familiar y que te cala. Lo que yo he sentido aquí no lo he sentido en ningún lado. Hay una calidad humana y un corazón enorme en ese vestuario. El director deportivo y el secretario técnica son dos personas enormemente trabajadoras que llevan unos años con el objetivo de decir que queremos este tipo de club, este tipo de fútbol y este tipo de personas y lo han conseguido. Hay cuatro jugadores que, aunque no puedan ejercitar su trabajo, han preferido quedarse en Reus esperando una solución en el mercado de invierno.

¿Cómo os afecta en cuanto a la planificación no poder inscribir a cinco jugadores cuando se cierra el mercado?
Hay jugadores del filial de 19, 20, 21 años que llevan ocho partidos en las espaldas en Segunda A y que hasta hace dos años jugaban en Liga Nacional o División de Honor. Ahora están compitiendo en Tercera y era un orgullo para nosotros que nos complementaran y que de vez en cuando tuviesen sus minutos. El primer equipo es el vértice de la pirámide del club pero el sentimiento de club es el mismo en cada equipo y estos chicos nos están dando la vida, pero esto es la Liga 1/2/3 y es la quinta o sexta categoría más complicada de Europa y estamos compitiendo con chicos de Tercera División en Segunda A. El mérito de tener doce puntos -y deberíamos tener catorce porque el penalti que nos han pitado en Gijón es mínimamente sospechoso- es muy grande por todo lo que rodea la club. 

El Reus ha cambiado el sistema hace dos jornadas. ¿Por qué?
Llevamos dos semanas jugando con tres centrales principalmente porque, independientemente de que nuestra idea sea todo a través, por y para el balón estábamos encajando en situaciones poco representativas y de una manera fácil. Para dar una poquito más de solidez, pero es engañosa esa línea de tres centrales, pero cuando atacas con línea de cuatro acabas atacando muchas veces transformando en línea de tres. Ahora ya la tienes y no hay que transformarla y tenemos tiempo y espacio ganados al rival y eso hace que jugadores que con la otra transformación pasaran a formar parte de la línea de tres ahora estén en su hábitat natural, que es una o dos alturas por encima. El cambio de sistema no es directamente proporcional a la posesión. En las últimas semanas hemos jugado contra equipos de la parte alta con un potencial superior al nuestro y aún así la posesión ha estado igualada. Nosotros hemos defendido con muchísimos metros a la espalda y eso es representativo de una idea que no cambia: el Reus quiere el balón y lo va a seguir queriendo siempre. El Deportivo es el tercero con más posesión de la liga y lo más normal es que tengan más posesión que nosotros, pero sabemos que somos capaces de quitarle el balón al Depor y se puede incomodar por momentos pero no es un equipo que se sienta demasiado incómodo sin el balón. Te deja unos metros, te deja el balón y es muy, muy difícil progresar y ahí es donde tenemos que hacer nuestro partido.

¿Cómo se siente cómodo el Reus a nivel defensivo?
Nosotros nos sentimos cómodos con balón porque el equipo está conformado para tenerlo y a los futbolistas que tenemos les gusta y quieren tenerlo. En Reus se siente este tipo de fútbol y cuando no tenemos hay que ser lo suficientemente inteligente para saber cuáles son las capacidades o características tienen para defender en una altura o en otra y nosotros vamos alternando. La cuestión no es ser muy intensos en la presión sino condicionar las primeras acciones en campo propio del rival para que, simplemente con comportamientos en muchas ocasiones de un solo jugador, ese equipo no pueda progresar y llegue un momento en el que podamos robar o tener la pelota.

Antes se metía Gus.
Gus aportaba antes y aporta ahora. Es un jugador de primer nivel. Cuando juegas de dos y quieres transformar a tres hay varias maneras de hacerla: con un lateral y los dos centrales, con una lateralización del interior o la incrustación de ese pivote entre centrales y cuando Gus se ponía ahí nos daba tiempo, jerarquía y primera asociación o primer pase que nos da toda la continuidad del juego ofensivo. Ahora ese tiempo lo tenemos una altura por delante y no sé qué es mejor. El que juega en línea de tres es Olmo y otra cosa no pero pie y tiempo con balón, lo que quieras. A nivel de juego ofensivo no perdemos en absoluto.

Y el portero otro de buen pie.
El portero es TOP-3 de la categoría y, para mí, es jugador de Primera División. En todo, con los pies, en el juego aéreo, en unos contra unos, bajo palos, en el día a día, en el trato personal... Es algo exagerado.

Los laterales del Depor están en campo contrario continuamente, probablemente debido a que no juega con extremos. ¿Cómo lo interpretas tú?
El Deportivo solo tiene esa altura por fuera a no ser que se considere una altura exterior la anchura que tienen los dos puntas, como Carlos, Quique, Santos... Juegan prácticamente en intervalo central-lateral. El Depor llega con los de fuera porque por dentro acumula y acaba creciendo el lateral con la jugada. Que estén o no estén no es lo importante sino que se identifiquen se reconozcan en el espacio y en el tiempo, que sean futbolistas capaces de crecer con la jugada, que identifiquen cuando tienen que dar un apoyo por detrás, cuando tienen que ser referencias por delante de la línea de balón, identificar el eje donde puede ser receptores, si lo son por fuera o si pueden intervenir en un carril interior, identificarse en ese caso si son jugadores que son fijadores o receptores, si se van por dentro o simplemente el movimiento del lateral dentro es para ampliarle los espacios de intervención a otro jugador... Lo importante de los laterales es que se identifiquen y que reconozcan el juego, que sepan identificar en cada momento qué demanda el juego en su demarcación.

¿Por qué se cataloga la Segunda División como una liga fea?
Son los típicos tópicos. Hay gente que dice que en Tercera no se puede jugar al fútbol, que en Segunda B hay un fútbol determinado... En Segunda B subió la Cultural hace dos temporadas haciendo un fútbol excelso, un fútbol increíble con una variabilidad estructural y funcional tremenda. El año pasado subió el Rayo Majadahonda con un presupuesto modesto haciendo muy buen fútbol y sigue haciendo buen fútbol en Segunda A. Repasando los 22 estadios en Segunda A hay unas dimensiones de 105x68 como mínima, con un superficie con una nota de 8 para arriba... Si no se puede jugar ahí apaga y vámonos. Al fútbol, si se quiere se juega.

Apenas juegan en Primera los cracks de Segunda de la temporada pasada.
Álvaro viene de ser cabeza de león en el Cádiz y en el Rayo es cola de ratón. Mata y Guardiola están en el Getafe, que tiene a futbolistas asentados en la categoría. Tienen que seguir trabajando y tener paciencia, pero son futbolistas TOP porque meter más de 20 goles en Segunda A es muy difícil, pero el salto es grande la Primera División es otro salto más y posiblemente a nivel futbolístico es la mejor liga del mundo.

¿Qué tal se porta el exdeportivista del Reus?
Juan es un grande, es un auténtico líder. Es un corazón con patas. La influencia, la ascendencia y descendencia que tiene en el vestuario es indudable desde el punto de vista humano. Desde el punto de vista futbolístico, jerarquía en el campo y tiempo. Es nuestro Valerón. Tiene una fisonomía similar y él lo tiene como referente. Es ese jugador capaz de ir cerca de la salida y asociarse, capaz de con espacio y tiempo conducir y trasladar el balón a sitios donde hay mucho más peligro, identificarse en una altura superior para ser receptor en zona intermedia y poder amenazar la última línea. Con balón por fuera identifica dónde y cuándo tiene que llegar a remate en caso de que tenga que llegar. Ha encontrado un sitio  y el poso en Reus, donde se encuentra feliz. Le quedan los mejores años de fútbol. 
Rubén de la Barrera ha sonado para el banquillo del Depor.
Yo estaba vinculado a Rubén y dependía de su decisión y de si era cierto o solo eran rumores. Solo puedo decir que está destinado a entrenar al Deportivo y hacer algo grande. Futbolísticamente es el mejor, es TOP, es increíble. La gente no se puede llegar a imaginar el fútbol que tiene en la cabeza. Lo más difícil es tenerlo en la cabeza y ser capaz de que tu equipo sienta y juegue como tú sientes.

¿Catalogado de jugador sin sangre?
No lo entiendo y muchísimo menos después de haberlo conocido. Ninguno puede ser profeta en su tierra. Parece que lo de fuera es mejor que lo que tenemos en casa. No estoy de acuerdo con que sea un jugador frío. Todo lo contrario.

Rubén de la Barrera ha sonado para el banquillo del Depor.
Yo estaba vinculado a Rubén y dependía de su decisión y de si era cierto o solo eran rumores. Solo puedo decir que está destinado a entrenar al Deportivo y hacer algo grande. Futbolísticamente es el mejor, es TOP, es increíble. La gente no se puede llegar a imaginar el fútbol que tiene en la cabeza. Lo más difícil es tenerlo en la cabeza y ser capaz de que tu equipo sienta y juegue como tú sientes.

¿Cómo era ser su segundo entrenador?
Los dos últimos años han sido maravillosos, la convivencia ha sido de día a día exigente, cada día darle una vuelta más al juego y exprimir un poco más las posibilidades a nuestro equipo desde el punto de vista individual y colectivo. Futbolísticamente es un crecimiento tremendo estar con Rubén en el día a día.

¿Por qué descendió la Cultural la pasada temporada?
Éramos novatos en la categoría y pagamos la inexperiencia. Éramos un equipo que, donde teníamos que ser determinantes, no lo fuimos: en las áreas ni a la hora de encajar goles ni a la hora de meterlos. Entre áreas, en todo lo que era la construcción en cuanto a nivel de contenidos, de variabilidad y de juego, yo creo que fuimos el mejor equipo de la categoría. 

¿Ha acertado Rubén yendo con Asier Garitano?
Sí, estoy convencido. Es joven y está en un proceso de formación para ser uno de los entrenadores más TOP que ha dado este país en los últimos años. No tiene nada que ver el aspecto del estilo de juego de Asier o de Rubén. En el día a día hay espacio y tiempo para todo eso. Este año está en un equipo de élite y mucha presión mediática y está en un vestuario con jugadores muy TOP y eso le va a hacer crecer y le está permitiendo ser un poquito más observador. Está en segundo plano y eso le está permitiendo observar cosas que en la carrera vertiginosa que llevaba estando en primer plano no podía observar. Su crecimiento este año va a ser brutal.

¿Ves algo de Cultural Leonesa en la Real?
De Cultural Leonesa no, pero de Rubén de la Barrera sí, igual que veo cosas de Asier Garitano. Es un equipo híbrido más que interesante que está por conformarse todavía, pero creo que este equipo va a dar mucho que hablar en la segunda vuelta cuando esté todo realmente engranado. Veo muchas cosas del Leganés de Asier y también de Rubén, pero no del Guijuelo ni de la Cultural.

¿Por qué llevas tantos años en el segundo plano?
He sido primer entenador en el fútbol formativo durante toda mi vida y en el fútbol semiprofesional y profesional he llegado siendo adjunto, analista, segundo, el hombre de confianza de Rubén de la Barrera... Me siento cómodo en esta función. Hasta ahora no he sentido la necesidad. Estoy en un proceso de crecer como entrenador y en estos últimos años la evolución desde el punto de vista personal ha sido tremenda. Como dijo Charles Bukowski en su día, "encuentra lo que amas y deja que tema". Yo he encontrado algo a lo que amo. Amo el fútbol, el juego y, sobre todo, en los últimos años. No el circo sino el juego. Cada año que pasa me siento más capacitado, pero este rol me permite estar muy cerca del entrenador y del futbolista. Me permite ser como soy yo. Creo que soy más feliz así que siendo primer entrenador. Si algún día sale la oportunidad, puede que diga algo diferente. Me siento feliz rodeado de mis compañeros del staff intentando que Xavi Bartolo sea cada día mejor, intentando generarle muchísima incertidumbre e inquietud y cada semana cosas diferentes. En el momento en que él suelta una idea, yo estar buscando en todos los lados desde el punto de vista futbolístico donde le puedo hacer crecer en esa idea que ha lanzado.

¿En qué consiste tu trabajo en el Reus?
Como encargado del rendimiento del rival y del rendimiento propio desde el punto de vista del juego. En los partidos, Xavi me dejó muy claro que quería que me encargase del aspecto ofensivo del juego. Él tiene muy claro cómo quiere que juegue el equipo, pero supongo que por la trayectoria que teníamos en la Cultural y todo lo que se hablaba del equipo en el mundo del fútbol, eso me abre puertas. A nivel ofensivo pudo quererme porque le puedo aportar un crecimiento desde el punto de vista del juego de posición y hacer crecer al equipo en el plano ofensivo. Estoy aquí para hacer que el equipo juegue mejor este año y, sobre todo, aportar a mis compañeros y generarles la mayor incertidumbre posible en el juego y que les haga pensar por qué. No quiere decir que yo sea mejor que ellos, soy diferente. A través de mi experiencia y de mi bagaje con uno de los mejores entrenadores que ha dado este país en los últimos años hacerles mejorar y ellos a mí. Si en Reus cogen el teléfono y llaman a Abel Mourelo es por las capacidades de Abel Mourelo. La gente valora mi trabajo y eso es importante.

¿Te gustaría que lo valorasen en Galicia?
Sin ninguna duda. Es el sueño de mi vida: poder volver a Galicia. Es muy difícil, pero sé que tarde o temprano a través del fútbol, de la biología o de la pesca, voy a acabar viviendo en Galicia.

¿La biología ha quedado aparcada?
El primer año en León compaginaba, llevaba un proyecto a distancia y venía a Cataluña a hacer los muestreos cada dos meses, pero desde el año pasado estoy única y exclusivamente volcado en esto, 24 horas de fútbol dedicado a mejorar a la persona con la que estoy trabajando.

¿Le dabais más importancia a la fase ofensiva que a la defensiva en la Cultural?
Nadie se puede imaginar las vueltas que llegábamos a darle a las cosas en el plano defensivo hasta llegar a aspectos micros de un jugador determinado en un momento determinado.

¿A qué aspectos defensivo micro le daba vueltas el tándem formado por De la Barrera y Mourelo?
Por ejemplo un perfil defensivo en un momento determinado, una trayectoria de acoso en campo contrario en función de dónde tienes superioridad o inferioridad, si tiene que saltar a por el central un jugador de dentro, un jugador de fuera o un jugador de última línea, qué trayectoria de acoso tiene que llevar en función de si el equipo rival tiene una o dos alturas por fuera, si por dentro estás emparejado o tiene un jugador más el equipo rival o lo tienes tu equipo la trayectoria de acoso cambia... Si tienes un jugador más por dentro te interesa que el equipo contrario juegue por dentro. Cuando fulanito acose al central con iniciativa, la trayectoria de acoso tiene que ser esta. En el momento que el contrario gira y llega al lateral del lado contrario y el lateral, en el momento del control, ¿hacia dónde mira ese jugador? ¿Hacia delante, hacia dentro del campo o hacia mi propia portería? Esa señal me tiene que indicar tanto a los cercanos como a los defensores alejados cuál debe ser mi posición en ese momento determinado. Si el lateral poseedor gira y mira hacia su portería, el extremo del lado contrario, ¿tiene que hundirse o puede mirar hacia delante?

Has dicho que Rubén de la Barrera es uno de los mejores entrenadores que ha dado este país en los últimos años. ¿Es arriesgado decirlo?
Para la gente que no lo conoce, que lo ve por la tele, que lo escucha puede ser arriesgado; para Abel Mourelo no. Podría decir que Rubén de la Barrera que es uno de los mejores entrenadores que va a dar este país en su historia. Es muy bueno. 
 

Abel Mourelo: “Si el Reus está en el fútbol profesional es, buena parte, gracias a Natxo”
Comentarios