domingo 21.07.2019

Solidez y verticalidad

El Mallorca será el rival del Deportivo en la última eliminatoria para acompañar a Osasuna y Granada en el camino a Primera; Salva Sevilla es su cerebro y Lago Junior, su mayor peligro

Los jugadores del Mallorca celebran haber pasado la eliminatoria ante el Albacete   | efe
Los jugadores del Mallorca celebran haber pasado la eliminatoria ante el Albacete | efe

El Deportivo ya conoce su rival en la eliminatoria definitiva por el ascenso a Primera División. Será el Mallorca, quinto clasificado en la fase regular, un rival con muchas virtudes, fuerte como local, que doblegó a los coruñeses en la primera vuelta y se quedó sin premio en Riazor en el tiempo de descuento.

En su vuelta a la categoría de plata tras un curso en Segunda B, el Mallorca ha pisado fuerte. Está a tiempo de emular lo que hizo el Eibar de Garitano, pasando solo una temporada en Segunda antes de subir a Primera. El Deportivo deberá evitarlo a doble partido, primero en casa el jueves y, después, en Son Moix el domingo.

Los baleares accedieron a la promoción de ascenso con un punto más que el Deportivo. Una derrota en la última jornada ante el Extremadura en el Francisco de la Hera, donde rotó, habría permitido a los deportivistas jugar la ida de esta eliminatoria fuera y la vuelta, en Riazor. Será al revés.

El conjunto bermellón finalizó la fase regular, en la que no bajó de la novena posición, con 19 victorias (dos más que el Depor), 12 empates (cinco menos que el Depor) y 11 derrotas (tres más que el Depor), 53 goles a favor (tres más que el Depor) y 37 en contra (cinco más que el Depor). 

Los partidos entre ambos acabaron con idéntico resultado en Mallorca y Riazor: victoria para el equipo local por la mínima. En Son Moix, los deportivistas, con Natxo González en el banquillo, firmaron uno de sus partidos más grises. Los baleares se quedaron los tres puntos con un gol de Lago Junior a falta de doce minutos. Los coruñeses fueron dominadores del balón (63,7 por ciento de posesión), pero generaron nueve remates, cinco menos que su adversario y cinco saques de esquina menos (9 a 4). En la vuelta, ya con el balear Martí en el Depor, los blanquiazules sufrieron ante el muro balear y en la segunda parte pudieron caer antes de que Carlos Fernandez decidiera, de penalti, en el minuto 96. Fue un partido con 20 remates para cada uno,

Los mallorquines han sido endebles a domicilio (duodécimos con cuatro victorias, ocho empates y nueve derrotas) y fuertes en su campo (segundos mejores locales, con 15 triunfos, cuatro empates y dos derrotas, 35 goles a favor y doce en contra). 

El veterano Salva Sevilla (35 años), es la referencia en el centro del campo. Es el jugador que más recuperaciones y más pases ha protagonizado  a lo largo de la temporada y el líder en asistencias de su equipo con las mismas que Fede Cartabia (9) hasta la fase de ascenso.

Tras haber tenido que sufrir a Ontiveros en la eliminatoria con el Málaga, el Deportivo tendrá que lidiar por esa misma banda con Lago Junior, el jugador con más gol (11) del equipo. Ha dado, además, ocho tantos a sus compañeros, por lo que su incidencia en el juego ofensivo es elevada.  Tiene velocidad, desborde y regate. Detrás de él, Estupiñán, un lateral de largo recorrido. Las ayudas, como ante los andaluces, serán claves para tapar a los mallorquines por ahí.

Su sistema habitual es el 1-4-1-4-1. Los baleares cuentan con uno de los porteros menos batidos del curso, Manolo Reina (35 tantos con el de ayer). Es un seguro, como quedó patente en la eliminatoria con el Albacete, con paradas clave en el choque de vuelta.

Ayer, el Mallorca formó con Sastre, Valjent, Raíllo y el mencionado Estupiñán (tres goles). Por delante de ellos, Pedraza. Salva Sevilla y el betanceiro Dani Rodríguez son los encargados de mover al equipo, Leo Suárez aporta por la derecha, Lago Junior llega desde la izquierda y arriba un puesto con bastante rotación. En el Carlos Belmonte jugó Abdón Prat. El gol está tan repartido como los minutos: el titular de ayer lleva cinco, como Budimir, y Álex López. Aridai Cabrera ha anotado siete y ha dado cinco más. 

El Mallorca, como el Albacete, ha sido una revelación. Su técnico, Vicente Moreno, le dio el ascenso a Segunda y llegó a ser relacionado con el banquillo del Depor el pasado verano. Nàstic y Xerez fueron sus anteriores equipos. En la eliminatoria con el Albacete repitió once, aunque en Riazor, por ejemplo, optó por Budimir en punta (en lugar de Abdón) y Aridai por la derecha (por Suárez).

Comentarios