domingo 29.03.2020

Sin octava pero sin derrota

El Deportivo no pudo alcanzar los ocho encuentros consecutivos con victoria pero al menos puntuó en un encuentro en el que todo se torció ante el club con mayor presupuesto de Segunda
Eneko Bóveda anotó una diana que fue anulada por el colegiado de la contienda | quintana
Eneko Bóveda anotó una diana que fue anulada por el colegiado de la contienda | quintana

El estadio de Riazor se quedó con la miel en los labios el pasado viernes, toda vez que no pudo celebrar una victoria ante el Girona que parecía más que encarrilada con el 2-0 en la segunda parte.

La reacción final del Girona, en una tarde en la que la polémica arbitral fue protagonista principal, impidió el que hubiera sido el octavo triunfo consecutivo blanquiazul.

A pesar del maremágnum de fatalidades, el Deportivo fue al menos capaz de puntuar (2-2) ante el club con el tope salarial más alto de la categoría y continúa su racha, ahora ya de ocho duelos invicto.

Con esa igualada, el Deportivo ha enlazado su octavo encuentro consecutivo sin perder, pero ha roto una serie de siete triunfos consecutivos.

Fernando Vázquez, que dirigió al equipo en seis de esas victorias, se ha quedado a las puertas de igualar su récord personal de triunfos seguidos (llegó a siete con el Celta en la temporada 2004/05).

El técnico mejoró sus anteriores series triunfales conseguidas con el Deportivo y, además, igualó el mejor estreno de un entrenador con el conjunto gallego.

La entidad deportivista se quedó a dos triunfos de su plusmarca absoluta (nueve victorias consecutivas) y la racha de esta temporada pasa a ser, junto a otras previas, la segunda mejor del equipo en todos los tiempos.

El Deportivo estuvo a punto de lograr la octava victoria ante el Girona, pero cedió en el último cuarto de hora los dos goles de ventaja que había conseguido.

Stuani, letal
Además del colegiado andaluz Figueroa Vázquez, el otro gran nombre propio de la contienda del viernes en feudo coruñés fue el atacante uruguayo Cristhian Stuani, que materializó un doblete fundamental para que su club no sucumbiese en su visita al Deportivo. 

La totalidad de medios, tanto locales como nacionales, destacan el buen hacer de un goleador impenitente, que en A Coruña alcanzó las 22 dianas en 24 encuentros.

Unos datos que hablan por sí mismos del peligro de un hombre que marca la diferencia en Segunda División pero que pudo ver el camino a los vestuarios antes de tiempo —cuando el marcador reflejaba un 2-1— debido a un más que evidente codazo propinado a Peru Nolaskoain.

Indultado por el trencilla de la contienda, el internacional con la ‘Celeste’ fue el encargado de materializar el tanto de la igualada final, después de una pena máxima cometida por Montero y señalizada a instancias del VAR. Stuani amargó la fiesta en Riazor.

Comentarios