miércoles 5/8/20

La rachas que se truncaron

Los deportivistas firmaron un mal partido en La Rosaleda y se quedaron sin puntuar después de siete jornadas haciéndolo, todas las que se habían disputado desde la reanudación de la Liga
Munir, portero del Málaga, tuvo un partido bastante plácido en La Rosaleda | AEC
Munir, portero del Málaga, tuvo un partido bastante plácido en La Rosaleda | AEC

El Deportivo era el único invicto que quedaba en Segunda División desde que se reanudó el campeonato tras el parón por el coronavirus y esa condición se vio frustrada por la derrota por la mínima (y con mucha polémica) que encajó en su visita a la Rosaleda.

Después de siete partidos sumando puntos para intentar llegar al objetivo de la permanencia, el equipo de Fernando Vázquez regresó de vacío de Málaga y vuelve a verse cerca de las posiciones de descenso, pero también a un paso de certificar la permanencia en la categoría de plata, algo que puede lograr en el compromiso con el Extremadura en la antepenúltima jornada del campeonato.

El Deportivo firmó un mal partido en el campo del Málaga, en donde ni siquiera llegó a rematar entre los tres palos para desesperación de Fernando Vázquez, a quien no le gustó la actuación de sus jugadores ya antes del gol que resolvió el choque en la segunda parte. Aunque el míster del Deportivo intentó cambiar la dinámica del choque con más argumentos ofensivos, no lo consiguió. A los coruñeses les faltó la lucidez que sí habían tenido en encuentros anteriores de la temporada, en los que, además, había sido capaz de levantarse de situaciones adversas, tales como la expulsión de Gaku Shibasaki en Elche o los goles de los adversarios.

En Málaga se quebró además una serie de seis encuentros consecutivos viendo portería. l

Comentarios