miércoles 18.09.2019

El primer palo en Riazor llegó 25 jornadas antes

El curso pasado los blanquiazules completaron más de la primera vuelta invictos en su feudo
Aythami marcó el gol de la victoria de Las Palmas la campaña pasada, la primera derrota blanquiazul en Riazor del curso anterior  | patricia g. fraga
Aythami marcó el gol de la victoria de Las Palmas la campaña pasada, la primera derrota blanquiazul en Riazor del curso anterior | patricia g. fraga

Los primeros tres puntos volaron del Abanca Riazor en la jornada 4 ante el Albace (0-1) para desgracia de un Deportivo que tiene que basar muchas de sus aspiraciones en convertir su campo en un fortín.

Hasta la jornada 29, el 10 de marzo de 2019, no llegó la temporada pasada la primera derrota blanquiazul, a manos de la UD Las Palmas (0-1), entonces la mínima.

La fragilidad defensiva, desde la presión del delantero hasta la línea de atrás, y la falta de contundencia en las dos áreas, ya extensible tanto fuera como en casa, es preocupante.

Una vía en la línea de flotación de una nave a la que le está costando encontrar un rumbo fijo y ser segura y eficaz en su campo. 

Intratable en su cancha
Todo lo contrario a lo que le pasaba al Depor la campaña pasada, a las órdenes en un primer término de Natxo González. Los coruñeses, que tardan justamente hasta la jornada cuatro en competir en su estadio, debido a las obras en las cubiertas del mismo, debutaban con victoria por la mínima ante el Sporting de Gijón, tras tanto de Pablo Marí en el minuto 90. Desde ese partido ninguno de sus rivales lograba imponerse.

Ganaba a Granada (2-1), Elche (4-0), Reus (2-0), Oviedo (4-0), Osasuna (2-0), Zaragoza (3-1) y Albacete (2-0).

Entremedias también iba intercalando empates ante Málaga (1-1), Numancia 
(2-2), Lugo (0-0), Tenerife (0-0) y Nàstic (1-1).

Mes fatídico
Todo parecía a pedir de boca para lograr el ascenso, cumpliendo en casa y rascando casi siempre al menos un punto a domicilio y el momento parecía propicio en marzo para poner tierra de por medio en la tabla, con tres de los cuatro duelos en el Abanca Riazor.

Pero fue entonces cuando llegaron los problemas para los blanquiazules. Curiosamente, coincidieron con la visita de muchos extécnicos o jugadores con pasado deportivista, como el caso de Manuel Mosquera.

Todo empezaba con las tablas con el Alcorcón del exentrenador del Deportivo Cristóbal Parralo (2-2), que salvaba un punto en el 86. 

Seguían los problemas en casa, al sufrir la primera derrota del curso. Era en la jornada 29, ante la UD Las Palmas de Pepe Mel, extécnico herculino, que se llevaba los tres puntos de botín gracias a una solitaria diana de Aythami, jugador con pasado deportivista.

No acabarían ahí las penurias blanquiazules en Riazor, un campo que pareció convertirse en maldito. Al insulso empate ante el Almería (0-0) se sumó el incontestable triunfo del Rayo Majadahonda (0-2) que supuso el cese del técnico vasco. 25 jornadas antes que el curso pasado, Riazor ha vivido ya el primer palo de la presente campaña.

Comentarios