jueves 22.08.2019

Los pases prohibidos por Juan Antonio Anquela

El técnico advirtió a los jugadores sobre los movimientos a evitar
El técnico no paró de dar instrucciones y Juanfran le dio su punto de vista en uno de los movimientos | quintana
El técnico no paró de dar instrucciones y Juanfran le dio su punto de vista en uno de los movimientos | quintana

Hasta tres veces seguidas lo repitió, voz en grito, Juan Antonio Albacete Anquela con uno de los grupos en que dividió ayer a la plantilla para afrontar el trabajo táctico matinal: “Pase prohibido, pase prohibido, pase prohibido”.

El míster advirtió a sus jugadores sobre esos movimientos de balón que no se deben dar en zona de riesgo porque pueden acabar en los pies de un rival y dejar vendido al portero.

Después, pero con menos vehemencia, se lo trasladó al otro grupo. Los deportivistas pueden llevar el balón de un lado al otro las veces que quieran, pero siempre con dos premisas: evitar esos pases peligrosos y acabar buscando la verticalidad y las finalizaciones.

Anquela, a sus 62 años, lleva el timón en los entrenamientos del Deportivo cuando se trata de que los jugadores que están a sus órdenes adquieran los automatismos que pretende ver en acción a lo largo de la temporada.

El míster afronta el reto más complicado de su carrera, tal y como él mismo lo reconoció el día de su presentación (“Es un paso adelante, el más importante, el reto más difícil de mi carrera”). Quiere que sus jugadores tengan claros sus conceptos y acepta el debate para corregirles y llevarles hacia su  terreno. Juanfran, por ejemplo, le discutió uno de los movimientos en la tarea táctica y, tras escucharle, Anquela le insistió para que acabar haciendo lo que le pedía.

En el césped también dejó otra perla: “El que manda es el que no tiene el balón”. El técnico trabajó con dos equipos con 12 jugadores en el segundo campo de la Ciudad Deportiva y, posteriormente, en el tercero, programó para acabar la mañana un partido de fútbol en espacio reducido antes de reponer fuerzas para acometer la sesión vespertina.

Comentarios