miércoles 25/11/20

Objetivo: de 42 a 54 puntos

El técnico se ha marcado  como objetivo hacer una primera fase de la temporada con números brillantes por el hecho de que después se arrastrarán a la segunda parte de la competición
El Deportivo celebró con gestos de rabia el triunfo logrado el pasado fin de semana a última hora ante el Salamanca en el Estadio Abanca-Riazor  | quintana
El Deportivo celebró con gestos de rabia el triunfo logrado el pasado fin de semana a última hora ante el Salamanca en el Estadio Abanca-Riazor | quintana

El Deportivo sumó el pasado fin de semana los primeros tres puntos de una primera fase de la temporada en la que debe acercarse al pleno de puntuación por cómo es esta campaña el formato de Segunda División B.

Así lo ha venido advirtiendo el propio preparador blanquiazul consciente de que la exigencia es máxima por la desigualdad intrínseca al modelo elegido por la Federación Española de Fútbol en esta atípica campaña en la categoría de bronce.

No todos los subgrupos son iguales, pero los equipos se llevarán a la segunda fase de la temporada los puntos que hayan sacado en la primera. En un mundo ideal en el que el nivel de todos los subgrupos fuera el mismo, supondría, a priori, un sistema igualitario, pero en la práctica, no es así.

El míster blanquiazul lo ha explicado por activa, pasiva y perifrástica, incluso  poniendo ejemplos prácticos sobre lo que puede suceder.
Por ejemplo, que el Deportivo sume los 54 puntos posibles de la primera etapa del campeonato y aventaje a los equipos que le acompañarían a la segunda fase con una ventaja mínima de seis puntos al segundo o de 12-14 con respecto a los mejores del otro subgrupo, lo que le permitiría allanar su clasificación para las eliminatorias posteriores.

Lo que dice el entrenador es compartido por el resto de protagonistas. Los jugadores también han asumido ese discurso de que el margen de error es mínimo. Pero también son el rival a batir por la historia que representan, por el escudo que lucen en la camiseta, y eso supone una motivación para los rivales. Es el partido del año para ellos, o al menos así lo ven en la plantilla blanquiazul.

A pesar de ser conscientes de todo eso, el Deportivo estuvo a punto de ceder los primeros puntos de la temporada el pasado sábado en el estreno ante el Salamanca. No hubo goles en la primera mitad ante un equipo que se posicionó bien en el césped del Estadio Abanca-Riazor y que aguantó toda la primera parte sin recibir goles con su sistema de cinco defensas y las líneas juntas. El Deportivo encontró vías de agua al inicio de la segunda mitad con un testarazo de Beauvue y, después de ceder el empate, se llevó el partido a la desesperada en el descuento. 

El partido sirvió, como asumen en el vestuario, para darse cuenta de lo que les espera esta temporada: rivales replegados y mucho trabajo para romper los partidos. Se requiere ritmo, velocidad en el juego, que es la mejor fórmula para hacer valer la superioridad técnica de la plantilla deportivista, porque en eso están un peldaño por encima.

La primera parte del campeonato son 18 partidos y Vázquez ya ha analizado los puntos de otras temporadas en la categoría de bronce.
Las primeras vueltas, con un partido más que este año (19 en vez de 18), suelen finalizar en la horquilla de los 38-42 puntos en la mayor parte de los grupos.

Así que no es difícil estimar cuál es el objetivo que debe marcarse el Deportivo. Acabar esta fase en la que se enfrenta a equipos gallegos, salmantinos y zamoranos con una puntuación que se sitúe entre 42 y 54, lo que supone, como mucho, un margen de cuatro o cinco partidos sin lograr el triunfo. Pero esas son cuentas a largo plazo que tampoco deben presionar al Deportivo a estas alturas. La recomendación, como siempre, el partido a partido. Ya se vio lo que pasó hace unos meses.

Comentarios