sábado 21.09.2019

El nivel deportivo condenó a la directiva para esta decisión

Los últimos problemas en esta parcela, con el mercado invernal como ejemplo, hicieron que el equipo bajase mucho su potencial, arreciando las críticas 

La imagen de la desolación de los jugadores blanquiazules al final del encuentro ante el Extremadura  | javier alborés
La imagen de la desolación de los jugadores blanquiazules al final del encuentro ante el Extremadura | javier alborés

La mala racha de resultados que vive ahora el Deportivo es consecuencia de una pérdida de potencial de una plantilla que se inició en el mercado de invierno, en el que no llegaron los refuerzos esperados.


La gota que colmó el vaso de la paciencia del entorno blanquiazul ha sido la racha de nueve jornadas sin ganar.


A pesar de los esfuerzos realizados por Carmelo del Pozo, el equipo herculino ha mostrado carencias alarmantes en posiciones clave.


Nahuel Leiva, Vítor Silva e Iñigo López todavía se encuentran en proceso de adaptación a su nueva escuadra, con la que han dispuesto de escasa o nula presencia. El atacante cedido por el Olympiacos ha sido el que más minutos ha actuado con el RC Deportivo, con un total de 325; sin embargo, su hoja de servicios figura impoluta tanto en el apartado de goles como en el de asistencias. Y es que ha pecado de un exceso de individualismo que por momentos ha desquiciado tanto a sus compañeros como a la afición. Después de haber sido suplente en El Sadar, ya con Martí como técnico, el hispano-argentino se quedó sin minutos el pasado domingo ante el Extremadura.


El mediapunta portugués Vítor Silva, tras haber estado a prueba debido a las dolencias físicas de larga duración del danés Krohn-Dehli, fue inscrito por el Depor a inicios del mes de marzo. Avalado por Natxo González, con el que coincidió en el Reus, y sin equipo tras la desintegración de esta escuadra catalana, su llegada suponía un reto personal para el propio futbolista. Hasta la fecha, el de Penafiel acumula 125 minutos de juego, repartidos en cuatro jornadas, en los que no ha logrado tampoco marcar gol ni brindar ninguna asistencia. El pasado fin de semana fue titular, aunque su entrenador decidió relevarlo en el descanso, con el marcador en contra de 0-1, para dar entrada al ariete germano-venezolano Christian Santos.
El veterano medio de 35 años no fue ni convocado para el envite ante Osasuna de hace dos fines de semana, en el estreno de José Luis Martí.


Por último, el experimentado central Iñigo López ni siquiera ha debutado. Precisamente el bajón del equipo se sitúa desde este mercado invernal hasta el domingo, cuando Riazor pidió de forma unánime el relevo de la actual directiva de Tino Fernández.

Comentarios