martes 25.02.2020

Martí, de quedarse a un gol de Primera con el Depor, a levantar al Girona

El exblanquiazul cogió las riendas del cuadro rojiblanco en la decimocuarta jornada y lo ha metido en puestos de playoff
Los futbolistas del Deportivo lamentan la oportunidad perdida de ascender a Primera División en la vuelta de la final del playoff de la pasada campaña, contra el Mallorca en Son Moix   | aec
Los futbolistas del Deportivo lamentan la oportunidad perdida de ascender a Primera División en la vuelta de la final del playoff de la pasada campaña, contra el Mallorca en Son Moix | aec

José Luis Martí, el técnico del Girona, con el que el cuadro coruñés se enfrentará el viernes en Riazor, ha pasado de quedarse a un solo gol de ascender a Primera División con el Deportivo, a reconducir la marcha del conjunto catalán y meterlo en puestos de playoff.

El pasado 23 de junio, el entrenador mallorquín dirigió su último partido con la escuadra herculina.
El cuadro blanquiazul saltó al césped de Son Moix con la ventaja que le daba el 2-0 obtenido en Riazor en la ida de la final del playoff de ascenso a Primera y que dejaba a los deportivistas con un pie en la categoría de oro.

Pero todo se torció muy pronto en la isla. Realmente, ya había empezado a torcerse en el minuto 40 de la primera parte del encuentro de ida, cuando, en un balón dividido, Álex Bergantiños recibió una patada de Pedraza en su cara que obligó al mediocampista a pasar por el quirófano para que le reconstruyeran el labio —recibió 70 puntos de sutura— y dejó a Martí sin un ‘stopper’ capaz de sujetar el medio del campo en el duelo de vuelta.

El Mallorca pasó por encima del Depor desde el instante inicial. Los baleares arrasaron a un adversario extremadamente conservador, que salió a mantener la renta de la ida y cayó 3-0 con tantos de Ante Budimir (minuto 21), Salva Sevilla (62’) y Abdón (82’).

Pese a la superioridad local, el cuadro coruñés tuvo en un remate de cabeza de Pablo Marí, en el último instante del partido, el ascenso a Primera.

Tras una falta colgada al área balear, Edu Expósito cazó un rechazo y metió un centro que el defensa central valenciano —que unos meses después se proclamaría vencedor de la Copa Libertadores con el Flamengo brasileño junto al también exdeportivista Filipe Luis— cabeceó, pero su testarazo se marchó fuera besando el poste derecho.

Comentarios