jueves 14.11.2019

La pesadilla se termina

El Deportivo puso fin a 79 días sin ganar, nueve jornadas ligueras en las que pasó de acechar el ascenso directo a quedarse fuera del playoff, que se encuentra ahora a un punto de distancia

Los blanquiazules celebran uno de los goles marcados el viernes en el partido contra el Numancia disputado en el estadio de Los Pajaritos  | alfaquí
Los blanquiazules celebran uno de los goles marcados el viernes en el partido contra el Numancia disputado en el estadio de Los Pajaritos | alfaquí

El Deportivo rompió este viernes en Los Pajaritos con una racha negativa de nueve jornadas sin ganar, 79 días sin conocer la victoria.

La última se remontaba al 10 de febrero ante el Granada (0-1) y desde entonces todo habían sido penurias para los blanquiazules. Pasaron de acechar las posiciones de ascenso directo a quedarse, tras la derrota ante el Extremadura, fuera incluso de los puestos de  acceso al playoff. 

Consecuencias
Unos números demoledores que se llevaron por delante al técnico Natxo González, el octavo entrenador cesado de la era de Tino Fernández, un presidente que dejará de serlo a partir del 28 de mayo, fecha en la que se ha convocado una Junta de Accionistas.

Quién sabe si también no pesó esa mala racha dentro de la decisión del Consejo de Administración. Casi tres meses sin ganar que estaban siendo una pesada losa y un triunfo que fue “liberador”, como reconoció Borja Valle en la zona mixta de Los Pajaritos. 

Números de descenso
La más que correcta primera vuelta de los coruñeses impidió que el desastre que han sido estas nueve jornadas hiciese bajar al equipo muchos más escalones en la tabla.

Después de ganar en el Nuevo Los Cármenes nada hacia presagiar lo que vendría por delante, ocho puntos de 30 posibles: una victoria, la del Reus, cinco empates (Nástic, Málaga, Alcorcón, Almería y Oviedo) y cuatro derrotas (ante la UD Las Palmas, la primera en Riazor), Rayo Majadahonda, Osasuna y Extremadura.

Después de semanas de juego indolente y de derrotas sonrojantes en el Abanca Riazor, la última ante el cuadro de Manuel Mosquera, con el estadio pidiendo la dimisión de la directiva, el deportivismo vuelve a sonreír esta semana. La meta del playoff vuelve a estar viva, así como el equipo, que había dado muestras de estar herido de muerte, pero que parece que está empezando a renacer de sus cenizas.

Las últimas semanas no solo no han sido sencillas en el plano futbolístico (con el cese de Natxo), también han sido movidas en el plano institucional, con la renuncia del Consejo. Una circunstancia ante la que todo el plantel y el cuerpo técnico cierran filas y tratan de abstraerse, replicando que solo piensan a lo que atañe al rectángulo verde

Rival necesitado
El Deportivo visita el sábado a las 18 horas al Real Zaragoza, un equipo que, como el Numancia, está necesitado. De nuevo, como dijo Eneko Bóveda este viernes, será vital el que golpee primero. De momento, el Depor ya ha puesto fin a su pesadilla.

Comentarios