Miércoles 25.04.2018
DXT Campeón

DEPOR - PROYECTO

Inicio de unas obras necesarias en Riazor

La reforma de las cubiertas del estadio herculino tiene previsto ejecutarse en un plazo de quince meses

El alcalde Xulio Ferreiro, en la presentación del proyecto de reforma  | patricia g. fraga
El alcalde Xulio Ferreiro, en la presentación del proyecto de reforma | patricia g. fraga
Inicio de unas obras necesarias en Riazor

El año 2017 ha traído buenas noticias en una de las principales demandas del Deportivo: el acondicionamiento y mejora del estadio Abanca Riazor.

El consistorio coruñés, además, ha adjudicado la obra de reforma de las cubiertas del estadio herculino por un montante de 7,2 millones de euros (un millón lo pondrá la Diputación).

La adjudicataria Arias Infraestructura también ha presentado un proyecto de remodelación de la actual fachada de la instalación deportiva. No obstante, esta obra complementaria dependerá de que el Deportivo consiga la financiación necesaria para poder acometer esta ambiciosa actuación.

 

Trabajos a puerta cerrada
Se ejecutarán en un plazo de quince meses. Un trimestre los trabajos se realizarán a puerta cerrada durante los meses de verano y los restantes doce permitirán la alternancia de la presencia de operarios con los eventos deportivos y la afluencia de público en el Abanca Riazor. Teniendo en cuenta la burocracia que acarrean este tipo de obras será complicado que estas modificaciones lleguen a tiempo para antes de los próximos comicios.

 

El campo del futuro
El Deportivo, por su parte, tiene previsto completar la obra del Ayuntamiento con una actuación en la fachada por otros siete u ocho millones de euros.

Busca actualmente financiación, ya que es una actuación que solo atañe al propio club. Esto es así debido a que al Ayuntamiento solo le corresponde, por el convenio que firmaron en el año 2000 y que acaba en 2025, el arreglo de las deficiencias que presente la estructura.  El plan es que las obras estuvieran finalizadas en un plazo de cinco temporadas, en el que sería el segundo mandato de Tino Fernández al frente del club. Adecentar la fachada es algo que el propio Consejo de Administración ya había anunciado en junio, a través del propio Tino, tras el nuevo escenario económico que se abría con la firma del convenio com Abanca.

 

Sin deuda privilegiada
Además, el Deportivo ingresó más de 43 millones a la Agencia Tributaria para pagar la deuda privilegiada con Hacienda, que quedó a cero, y acabó el ejercicio con un beneficio de 5,85 millones de euros después de impuestos y un presupuesto de 61,56 millones para la temporada actual 2017-18 con un importe neto de la cifra de negocio de 60,13 millones.

Con todo, su pasivo refleja una deuda de 90,63 millones de euros a largo plazo y de 10,24 millones a abonar en corto plazo, y su patrimonio neto sigue siendo negativo, pero ha mejorado, ya que ha pasado de 82,16 millones del ejercicio 15-16 a los 74,47 que tenía el pasado 30 de junio.

Inicio de unas obras necesarias en Riazor