domingo 21.07.2019

Haciendo equipo

Apenas se le pudo ver en escena, pero dentro del vestuario contribuyó a formar grupo y mantener una competencia sana

Se despidió del Depor en las redes sociales. “Siento mucho que no hayamos podido cumplir el objetivo (...) y aunque no sé qué me deparará el futuro, siempre habrá un deportivista en mí”.
Se despidió del Depor en las redes sociales. “Siento mucho que no hayamos podido cumplir el objetivo (...) y aunque no sé qué me deparará el futuro, siempre habrá un deportivista en mí”.

Llegó para jugar, le disputó la portería a Dani Giménez en pretemporada, pero llegado el momento de la verdad, tanto Natxo González como José Luis Martí se decantaron por Dani Giménez y el rendimiento del guardameta vigués no dio opción a Adrián Ortolá.

“En mi vida deportiva no había vivido esta situación de no jugar”, acabó indicando en mayo tras una temporada prácticamente en blanco.

Eso sí, tuvo su papel en el vestuario. No se quejó de su situación, compitió por la titularidad, contribuyó al buen ambiente, apretó a Dani Giménez para mantener un rendimiento alto y acabó aceptando ese rol secundario, pero también importante en la plantilla.

Aunque su objetivo era rodarse en el Deportivo ante la falta de protagonismo que iba a tener en el FC Barcelona, lo cierto es que en la práctica le tocó asumir un rol totalmente secundario.

En Segunda División no tuvo oportunidad de ponerse los guantes y defender el arco deportivista. Sí había tenido minutos en la anterior campaña, enrolado en el filial azulgrana, con el que llegó a participar en treinta encuentros de la categoría de plata.

Previamente a ser incorporado por el Barcelona, conel cancerbero alicantino había pertenecido al Villarreal, en el que se formó como portero.

En la temporada 2016/17 fue cedido al Deportivo Alavés, con el que tuvo dos partidos en la máxima categoría del fútbol nacional, ante el Athletic Club y el Betis, así como seis citas de la Copa del Rey.

Ortolá no tuvo en A Coruña el protagonismo que esperaba, pero dejó amigos como Dani Giménez.

“Adri es un jugador muy importante, el valor de la plantilla está en los que no juegan, estuve en su situación en los últimos años, por detrás de Adán. Me veo reflejado en su trabajo, con buena cara, transmite mucha alegría, parte de la responsabilidad de mi nivel es gracias a él, es más importante de lo que cree”, reconoció el arquero titular.

Comentarios