miércoles 18.09.2019

El fútbol da un aviso al Deportivo

Los blanquiazules no propusieron juego en la primera parte, poco en la segunda, y un penalti de VAR dio el triunfo a un Albacete que tampoco mereció ni marcar
Esta jugada hubiera cambiado el partido si el 1-0 hubiera subido al marcador | javier alborés
Esta jugada hubiera cambiado el partido si el 1-0 hubiera subido al marcador | javier alborés

El fútbol dio ayer un serio aviso al Deportivo. Si no propones, si no juegas, si no eres vertical, si no atacas, de entrada ya no eres aspirante a nada que no sea mantener una categoría, pero además no opositas si quiera a lo que debe ser el ‘mínimo’ exigible de un equipo de fútbol profesional. Y eso que la cosa pintaba bien...

Anquela no esperó para hacer debutar a los nuevos elementos de la plantilla blanquiazul. Ante las bajas de futbolistas que se suponen importantes como Somma o Borja Valle, alineó de inicio a Montero en la zaga y a Mollejo en el ataque. En el lateral debutó, como se esperaba, Salva Ruiz. El equipo se completaba con los canarios David Simón y Vicente, en portería y como central Dani y Lambro, y Borja Galán, Aketxe y Koné en vanguardia. Parecía garantía de éxito, al menos sobre el papel, aunque los muchos cambios también son complicados cuando se trata de profesionales que acaban de incorporarse a la plantilla.

Precisamente los nuevos fichajes se notaron pronto, al menos por presencia, con los intentos de Montero por sacar la pelota desde la zaga con la colaboración de Salva Ruiz o las internadas eléctricas de Mollejo por la banda derecha, ya que en la izquierda se ubicaba Borja Galán.
Fue el propio mediocampista coruñés el que ensayó el primer disparo lejano, superado el minuto ocho, pero la pelota se fue muy alta, sobre la meta del Albacete.

Poco a poco el Depor fue dando un paso adelante en el encuentro, acercándose a la meta de Tomeu Nadal, pero era más ficticio que real. A los quince minutos Montero cabeceó alto sobre la portería blanca después de dos jugadas de ataque un poco más trenzadas. Casi no había fútbol sobre Riazor, solo presencia.

Los blanquiazules intentaban crear acciones de ataque sin acierto, mientras que –muy tranquilo, eso sí– el Albacete se defendía con criterio en un choque, en general, bastante malo. De Segunda, por abajo.

A los 27 Aketxe mandaba la pelota a la madera desde 30 metros en una falta botada, como siempre, de manera magistral. Era la mejor acción del conjunto gallego hasta el momento. Riazor se levantaba para aplaudir ante la enorme clase de este futbolista. A los 35 volvía a intentarlo. De hecho, las acciones de ataque herculinas se circunscribían a lanzamientos de falta del bilbaíno.

Sin embargo, la mejor ocasión de la primera parte fue para el Albacete. Y fue un aviso. En una mala decisión defensiva local, el equipo manchego se plantaba con dos jugadores ante Dani Giménez. Olabe, sobre el punto de penalti, libre de marca, la mandaba fuera cuando Riazor ya empezaba a asimilar el 0-1. La suerte se aliaba con el Depor, aunque en  una mala primera parte, el menos malo había sido el equipo de Anquela... Aunque no es excusa. Para concluir el primer acto, la escuadra de Ramis disponía de una falta directa que se marchaba a las nubes a lanzamiento de Olabe. Con el empate sin goles se llegó al descanso.

Atacando
El segundo acto comenzó con una proyección de Salva Ruiz por el lateral, ganando línea de fondo. Pero cuando se esperaba un pase preciso, el centro fue demasiado fuerte, sin encontrar rematador.o.
Intentaron los blanquiazules varias acciones por la banda izquierda pero morían en Borja Galán.

Luego lo hicieron por el medio y fueron frenados con faltas por los jugadores albaceteños. Parecía que el cuadro blanco se conformaba con un punto y esperaba una contra por si, además, ‘sonaba la flauta’. Al Depor le entraba ya la prisa. Es lo que ocurre cuando propones muy poco, o casi nada, en tanto tiempo de partido.

Cumplida la hora Anquela acudió al banquillo para dar entrada al goleador Christian Santos, aunque los costados, sobre todo el de Borja, también pedían a gritos un relevo. De hecho, fue el siguiente cambio del entrenador, dando entrada a Jovanovic por el canterano a falta de 22 minutos para llegar al tiempo reglamentario.

A los 68 minutos Mollejo conseguía marcar pero el colegiado estimaba que la acción era falta al portero. El jugador solicitaba la mediación del VAR pero el colegiado lo tenía muy claro y señalaba la falta.

En la siguiente acción el VAR ‘machacaba’ al Depor. Una acción que no parecía penalti era revisada y el colegiado interpretaba manos de David Simón en el área. Susaeta ponía el 0-1 en el marcador y hundía al equipo blanquiazul en la más absoluta de las miserias. Era el primer disparo del equipo albaceteño entre los tres palos. Fran García era expulsado  a siete minutos del final. Riazor se encomendaba al ‘arreón’ y a un descuento largo por las pausas para hidratarse, pero la sensación era de que el equipo coruñés, simplemente, no daba para más. Es cierto que el ‘Alba’ no había hecho nada para ganar el partido, pero no menos cierto que un plantel como el deportivista, y además jugando en casa, tiene que proponer muchísimo más desde el minuto uno y no ‘tirar’ (como también ocurrió en el pasado curso) toda la primera parte.

Con corazón y poca cabeza se lanzó el equipo al ataque; ‘con todo’, pero esta vez no hubo suerte, ni pizca, y el Depor confirmó, con este resultado, el peor de los escenarios para comenzar esta temporada. Toca sufrir en el arranque y trabajar mucho para dar la vuelta a esta situación.

Comentarios