Miércoles 20.06.2018

El Depor, sin fútbol ante el Alavés

El Deportivo ofreció mala imagen ante un rival directo como el Alavés. El juego de ataque del equipo, en el que no intervienen los mediocentros, se limitó a dos contraataques que pudieron acabar en gol. En defensa, el Depor volvió a mostrar fragilidad tanto en los balones aéreos tras centros laterales como en las vigilancias. Munir decidió el partido en un jugada en la que fallaron varios futbolistas en cadena con un golazo ante el que nada pudo hacer Rubén. 

El Depor, sin fútbol ante el Alavés

1. Planteamiento con cuatro delanteros. Tal y como sucedió contra el Betis, Clarence Seedorf volvió a darle la alternativa a cuatro delanteros en su once inicial. Repitieron Lucas en la derecha, Bakkali en la izquierda, Adrián de enganche y Andone en punta. En ocasiones, el equipo se partió quedando la línea de cuatro y los dos mediocentros demasiado expuestos.

2. El Depor esperó al Alavés. En una zona intermedia, sin dejar mucho espacio a la espalda de su línea defensiva y con las líneas tendiendo a estar juntas. Después de una presión desorganizada contra el Betis, Seedorf echó el equipo más atrás ante un Alavés sin calidad para sacar el balón jugado. Permitió que los centrales rivales manejasen el balón e inició el trabajo de presión cuando el balón pasaba a campo propio.

3. Salida de balón siempre directa. Sin ningún tipo de duda. Nunca hubo intención de salida en corto ni movimiento para ello. En cada saque de puerta, Rubén desplazó en largo buscando a Andone. Ni el delantero ganó muchas disputas, ni sus compañeros se hicieron con muchos balones en las segundas jugadas. En casi todas esas acciones el Alavés consiguió hacerse con la pelota.

4. Inicio con dudas en defensa. El Deportivo volvió a mostrar síntomas de fragilidad defensiva, algo que se acentuó en los primeros minutos del partido. El lateral izquierdo local Rubén Duarte remató al larguero en una acción aérea mal defendida por todos los jugadores de la línea defensiva, que no pudieron ocultar sus debilidades en un centro lateral sin excesivo peligro.

5. El balón parado del Deportivo. Si contra el Betis, el principal recurso para generar situaciones de peligro fueron las acciones a balón parado a favor, la mejor ocasión deportivista en el primer tiempo nació en un córner defensivo. Seedorf asigna marcas individuales, deja a Krohn Dehli en la corta, a Adrián en la frontal y a Bakkali y Lucas avanzados. El Depor salió a la contra -gran acción de Adrián- y Bakkali remató al palo.

6. Los mediocentros, solo para defender. Ni Krohn-Dehli ni Guilherme son, precisamente, dos perros de presa, pero Clarence Seedorf solo les otorga trabajo defensivo. El danés y el brasileño no intervienen en la elaboración del juego. El plan de ataque del Depor es llevar el balón a las bandas y buscar la verticalidad de sus atacantes y, a ser posible, tras recuperación. Adrián, en contadas ocasiones y quizá por desesperación, es la excepción que confirma la regla.

7. Segunda parte desastrosa. El Depor volvió a las andadas, como sucedió contra el Real Madrid y la Real Sociedad tras encajar, y jugó sin actitud, lo único que se pudo salvar del primer partido de Seedorf contra el Betis. El juego fue lastimoso de principio a fin propiciando que el Alavés jugase cómodo, sin amenazas y, por momentos, dominase a través de la posesión a un equipo sin ideas.

8. El gol del Alavés. Munir le metió un golazo a Rubén con un sensacional zurdazo desde la frontal del área. El problema estuvo en todo lo sucedido hasta que el balón le llegó al exfutbolista del Barça. Pedraza condujo como quiso ante Krohn-Dehli, Guilherme despreció una cobertura y la vigilancia de Bóveda sobre Munir fue lamentable. El desenlace, un pase cómodo de Pedraza y una maniobra más que holgada del goleador.

9. Los cambios del Deportivo. La reacción de Seedorf a encajar el gol fue retirar a Krohn-Dehli para dar entrada a Mosquera -mediocentro por mediocentro-. No aportó nada al juego del equipo. Bakkali, el más bullicioso y peligroso en ataque, fue sustituido por un Cartabia que no estuvo a su nivel. La acción desesperada, a falta de diez para el final, fue sacar a un defensa (Bóveda) para meter a un mediocentro (Borges). Una vez más, sin efecto en el juego. Ni siquiera para pisar área contraria.

10. Sensaciones preocupantes, ni un tiro a puerta. La agresividad que se alabó en el partido contra el Betis se esfumó ante el Alavés. El Deportivo, que juega muy mal al fútbol pero que tiene velocidad (Bakkali), pelea (Andone) y Calidad (Adrián) en sus hombres de ataque, no tiró ni una sola vez entre los tres palos ante un Alavés que, a pesar de su buena dinámica de resultados, no se come a nadie. Y se va a once puntos, distancia insalvable para este Deportivo. Jugar con Lucas volvió a ser, una vez más, jugar con un hombre menos. 


ALAVÉS: Pacheco; Martín, Laguardia, Ely, Duarte; Ibai (Hernán Pérez, min.82), Pina, Manu García, Pedraza; Munir (Medrán, min.86), Guidetti (Sobrino, min.71).
DEPORTIVO: Rubén; Juanfran, Bóveda (Borges, min.82), Albentosa, Luisinho; Krohn-Dehli (Mosquera, min.64), Guilherme; Lucas, Adrián, Bakkali (Cartabia, min.74); Andone.
GOLES: 1-0, min.61: Munir.
ÁRBITRO: Melero López (Andalucía). Amonestó a Munir, Sobrino, del Alavés; y a Krohn-Dehli, Bakkali, Luisinho, del Deportivo.
ESTADIO: Mendizorroza. 19.453 espectadores.
 

El Depor, sin fútbol ante el Alavés