Sábado 26.05.2018

DEPOR | REPORTAJE

Las diez claves de un descenso anunciado

El 2-4 del Barcelona en el Camp Nou certificó el descenso del Deportivo a Segunda División después de cuatro temporadas en la élite. Pero la caída al abismo no se produjo por casualidad, sino por un cúmulo de errores del club a todos los niveles. Una mala gestión que ha condenado a un equipo que llevaba cuatro años caminando sobre el alambre.

Pantilimon llegó en septiembre y se marchó en enero  | aec
Pantilimon llegó en septiembre y se marchó en enero | aec
Las diez claves de un descenso anunciado

1 Dudas sobre la figura de Pepe Mel
El madrileño tomaba las riendas de la plantilla blanquiazul el 28 de febrero de 2017, tras la destitución de Gaizka Garitano. La llegada de Mel hizo reaccionar al equipo —aunque el efecto tan solo duró unos partidos—. A duras penas y sufriendo hasta la penúltima jornada, el cuadro coruñés lograba la permanencia. Sin embargo, varios directivos no terminaron contentos con la labor del exbético y pensaban que no debía comenzar el curso 2017-18. La sombra del despido planeó sobre la cabeza de Mel en cuanto se torcieron los resultados y se concretó tras la derrota con el Girona en Riazor (1-2) tras la novena jornada.

2Los fichajes no estuvieron a la altura
La directiva blanquiazul afrontó el mercado del pasado verano con muchas esperanzas. Tino Fernández y sus consejeros efectuaron varias contrataciones con miras altas, con el objetivo de que el equipo diera un salto de calidad. El Depor pagó casi cinco millones de euros por la compra de Guilherme al Udinese y abonó casi seis para conseguir que el Arsenal le cediera a Lucas Pérez. La contratación del delantero de Monelos se enfocó como el regreso del hijo pródigo y como el estandarte del nuevo proyecto. El propio Tino Fernández afirmaba en septiembre que el conjunto herculino estaría clasificado por encima del Celta y que incluso pelearía por una plaza europea. Pero Lucas nunca ha alcanzado el nivel de hace dos temporadas y Guilherme tampoco ha demostrado valer lo que costó. Bakkali, Fabian Schär, Fede Valverde y Adrián López también llegaron en verano, pero la mayoría de ellos no han estado a la altura.

3 Cinco porteros en una sola temporada
Uno de los mayores esperpentos se ha producido en la portería. Riazor ha presenciado una situación surrealista. Hasta cinco guardametas han defendido la portería esta temporada y ninguno ha convencido. El club trató de fichar en verano a ‘arqueros’ de la talla de Diego Alves, Guaita y David Soria, pero tuvo que conformarse con Rubén, con el que inicialmente no contaba. Una lesión de larga duración del de Coristanco y las ‘cantadas’ de sus sustitutos provocaron la contratación de Pantilimon (llegó en septiembre y se marchó en enero) y la participación, además, de Tyton, el fabrilista Francis Uzoho y Maksym Koval. Lo del ucraniano fue de traca. Llegó cedido a finales de enero, debutó el 3 de marzo, contra el Eibar en Riazor, y a los 39 minutos fue expulsado tras protagonizar dos errores de bulto inexplicables. Y ahí acabó su historia, porque no ha vuelto a jugar.

4 Tres entrenadores al frente del equipo
El baile de técnicos se ha convertido en algo habitual desde que Tino Fernández preside el Deportivo. En la presente campaña, han pasado tres entrenadores. Pepe Mel fue destituido el 23 de octubre, después de sumar ocho puntos de 27. Ninguno de los dos estrategas que le han sucedido después ha conseguido mejorar sus números. La directiva ascendió a Cristóbal Parralo del Fabril al primer equipo y el catalán duró trece jornadas. En total, nueve puntos de 39. Pero la decisión más extraña se produjo cuando en febrero el Depor colocó al frente de la plantilla a Clarence Seedorf, sin apenas experiencia y con un desconocimiento absoluto del fútbol español actual, cuando era la última bala para salvar la categoría. Hubo cierta mejoría en el juego, pero, con el estratega holandés, el cuadro herculino ha sumado once de 39 puntos posibles.

5 Sin director deportivo desde el 2 de enero
Otra de las claves del descenso ha consistido en la ausencia de un responsable de la secretaría técnica desde el 2 de enero. Justo cuando se abría la ventana de fichajes de invierno, Richard Barral presentaba su dimisión como director deportivo. Puesto que sigue vacante a día de hoy. Dos meses antes, Fernando Vidal, que era el consejero que se encargaba del área deportiva, también había dejado su cargo por desavenencias con la directiva, lo que evidenciaba una clara fractura a nivel institucional. Justo cuando más falta hacía acertar con los fichajes de invierno, no había un responsable.

6 Tampoco se acertó en invierno
En enero era clave traer a futbolistas que marcaran las diferencias para que el equipo enderezara el rumbo, pero llegaron Eneko Bóveda, Krohn-Dehli y Sulley Muntari. El primero, un defensa que no mejoró lo que había en la retaguardia y que, además, se lesionó tras su octavo partido. El mediocentro danés, muy lejos de su mejor nivel. Y el internacional ghanés llegó tras un año sin jugar y pasado de peso. Tiene experiencia, pero no es el que era.

7 Un coladero en defensa
El principal talón de Aquiles del cuadro coruñés en las últimas temporadas, y especialmente en esta, ha sido su fragilidad defensiva. El Depor ha encajado goles con una facilidad preocupante, sobre todo durante la ‘era Cristóbal’. Con el catalán, la escuadra herculina recibió 33 tantos en 13 partidos. Los rivales han perforado la meta coruñesa en 69 ocasiones en 35 partidos, lo que supone uno de los peores balances de la historia del club.

8 Problemas para definir las ocasiones
La presencia en la plantilla de Lucas Pérez, Adrián López y Florin Andone hacía presagiar una temporada con muchos goles. A priori, pocos equipos que no fueran de la zona alta poseían una pegada como la del Deportivo. Sin embargo, al final el conjunto herculino acabó teniendo muchísimos problemas para materializar sus ocasiones. De hecho, tan solo ha marcado 34 tantos (casi uno por partido) y no ha conseguido ver portería en trece jornadas. Adrián, el máximo realizador del equipo, ha conseguido nueve tantos, por seis de Lucas y otra media docena de Andone. En total, el tridente ha conseguido 21 dianas, mientras que el resto del equipo solo ha marcado 13.

9 Falló en los partidos vitales
Al conjunto blanquiazul se le escapó la permanencia en los encuentros de ‘su’ Liga. Los coruñeses empataron los dos partidos con el Levante después de ir por delante en el marcador en ambos. Además, fallaron ante conjuntos como el Espanyol, la Real Sociedad, el Getafe, el Girona, el Eibar o el empate con Las Palmas en Riazor y con el Leganés en Butarque. Citas que han enviado al equipo a Segunda.

El Depor es uno de los conjuntos de Primera División a los que más han perjudicado los palos esta temporada. Los blanquiazules han estrellado catorce balones en los postes, diez de ellos desde que Clarence Seedorf se hizo cargo del equipo. Ni la fortuna ha acompañado a los herculinos.

Las diez claves de un descenso anunciado