sábado 20.07.2019
DEPOR | Crónica

El Depor exhibe contundencia

DEPOR 4-0 ELCHE

Hay que echar la vista muy atrás para encontrar un partido (relevante, no como el que cerró la temporada 2016-17) tan cómodo para el Deportivo. Riazor disfrutó con su equipo, cantó y bailó al unísono, celebró cuatro goles, tres de ellos de Carlos Fernández, y durmió en posiciones de ascenso directo a cuatro puntos del líder y a la espera de lo que hagan el Granada y la UD Las Palmas.

Carlos Fernández hizo olvidar la baja de Quique González ante el Elche  | patricia g. fraga
Carlos Fernández hizo olvidar la baja de Quique González ante el Elche | patricia g. fraga

Natxo González solo retocó lo necesario la alineación. Edu Expósito convenció al técnico para ganarse la titularidad en el centro del campo a la derecha de Álex Bergantiños, ante la baja de Didier Moreno, concentrado con la selección de Colombia, mientras que la ausencia por sanción de Quique González en la punta del ataque la cubrió el venezolano Christian Santos, titular por primera vez en los planes del preparador deportivista. En la izquierda, repitió Krohn-Dehli en lugar del recuperado Vicente Gómez. El danés se reencontró así con el árbitro que le expulsó en la primera jornada ante el Albacete.

Los blanquiazules dejaron claras sus intenciones pronto con un robo de Carles Gil en el área del Elche que a punto estuvo de cazar Christian Santos antes de que se cumpliera el primer minuto de juego. Poco después, fue Carlos Fernández el que, tras un robo de Pablo Marí, obligó al portero visitante, el ex del CD Lugo José Juan, a desplegar la mano para sacar el esférico a córner.

El partido avanzó con un monólogo del Deportivo, capaz de combinar y de interceptar balones en el mediocentro ante los errores de su rival. Los blanquiazules anchearon el campo con las subidas de los laterales, David Simón y Saúl García, que aportaron profundidad por ambas bandas.

Edu Expósito confirmó lo que había explicado su entrenador en la víspera del partido. ¿Qué le faltaba? Que el entrenador le diera la oportunidad.

Portar el 21 a la espalda dice mucho en el Deportivo. A lo Valerón, filtró un pase al hueco para David Simón en el ecuador de la primera parte. Christian Santos la remató con una tijereta en la misma zona en la que Quique vio la roja por su chilenazo. La acción estaba invalidada ya por fuera de juego.

El equipo embotelló al rival, pero el Elche se afanó en tapar huecos. Los blanquiazules tocaron y tocaron, aunque tuvieron problemas para abrir la defensa que montó Pacheta. Como no era capaz de fabricar remates en el área empleó otro recurso: el tiro de media distancia. Pablo Marí probó con un disparo desde unos 30 metros que José Juan, poco dado a blocar balones, despejó con los puños a la media hora. El portero repitió ante el siguiente intento, de Edu Expósito y atajó otro de Christian Santos.

El Elche estaba demasiado metido atrás, muy replegado, intentando no complicarse la vida con y sin balón, enfocado en pillar al Deportivo en alguna contra. Los blanquiazules cocinaban el gol, que llegó a los 37 minutos en un saque de esquina que ejecutó con precisión Krohn-Dehli y cabeceó con un giro magnífico, Carlos Fernández para anotar por segunda jornada consecutiva. El balón tocó el larguero y se coló por encima del guante de José Juan.

Funcionó la pizarra de Abegondo y las órdenes desde el banquillo. El Deportivo había ejecutado el primer córner con sus jugadores dispuestos en fila india, pero en el segundo cambió la estrategia y fue un acierto.

El Elche pudo empatar antes del descanso con una triple ocasión que surgió de un error grosero de Carles Gil. El valenciano vio a Dani Giménez con tanta soltura con el pie que se la jugó con un pase atrás muy peligroso. El guardameta tapó bien dos veces y Xavi Torres disparó por encima de la meta blanquiazul.

Los alicantinos afrontaron con ímpetu la reanudación del partido con dos córneres consecutivos y un disparo desviado de Neyder. Con el Elche más ambicioso, quedaron al descubierto sus vergüenzas en el césped de Riazor.

El Deportivo no aprovechó las primeras que tuvo para ampliar la renta, un disparo de rosca de Carles Gil tras un buen pase de Saúl García y otra de Carlos Fernández a pase del valenciano. La del andaluz fue muy clara, pero se emborrachó de balón y la reventó. El balón se fue por encima de la portería del Elche.

El delantero cedido por el Sevilla no desperdició la siguiente. Un golazo. Dejó atrás a Neyder y Juan Cruz y batió a José Juan con un disparo, esta vez sutil, al palo corto.

Dos minutos después, en el 63, sentenció. Olió la sangre cuando vio un pase del Elche hacia su portero cuando otro, probablemente, la habría dejado pasar. Y tuvo premio. José Juan resbaló y el punta blanquiazul solo tuvo que empujar. De paso, quizás, allanara el camino de Francis a la titularidad.
El Depor no echó de menos a Quique y Borja Valle, en su reaparición, completó la fiesta.