miércoles 13.11.2019

El Depor agrava su depresión

Sin capacidad de reacción, ni siquiera con el cambio de titularidad en el banquillo, encaja la mayor goleada de la temporada y es colista de Segunda
Los blanquiazules siguen en plena depresión, con pésimos resultados, solo ocho puntos de 33 posibles  | alfaquí
Los blanquiazules siguen en plena depresión, con pésimos resultados, solo ocho puntos de 33 posibles | alfaquí

Ni siquiera el impulso que supone un cambio de entrenador ha logrado reactivar al Deportivo, sumido en una depresión sin límites conocidos. Quién lo diría antes de empezar la temporada: es el colista de Segunda División con ocho puntos de 33 posibles, un equipo que sigue desconociendo dónde está su suelo y alejándose del techo. La culpa, evidentemente, no puede recaer en el recién llegado Luis César, que acaba de aterrizar y ha tenido poco tiempo para introducir su libreto. Tiene mucho que trabajar.

El boceto parecía claro, asumible. Defender con un 4-4-2 y construir con Álex Bergantiños incrustrado en la línea defensiva, prácticamente en la frontal del área, esperando que Las Palmas incrementara la presión ahí para tratar de cazarle con la retaguardia bajo mínimos. Era la idea, pero al Deportivo actual se le atragantó. Comenzó a diluirse ya en el primer minuto de juego en el Estadio de Gran Canaria, donde el conjunto blanquiazul desconocía, hasta ayer la derrota.

El equipo se presentó en Canarias con ocho bajas y Jovanovic tocado. Las Palmas tenía diez, pero se encuentra en estado de gracia, con Jonathan Viera, un jugador de Primera, deslumbrando en Segunda y con el joven Pedri, traspasado ya al Barça y cedido al conjunto canario, asombrando con 16 años antes de irse al Mundial sub-17 con España. Al Deportivo le habría venido bien que esa cita se hubiera celebrado una semana antes.

Hace unos días, Vicente tenía claro cómo neutralizar a la UD Las Palmas: sacándole el balón. En los primeros diez minutos, la posesión de los canarios superó el 80 por cien y, además, casi siempre en campo del Deportivo. Viera y Pedri aparecieron a su antojo. Los coruñeses iniciaron su sufrimiento con un centro de Viera que remató forzado Pekhart y atajó Dani Giménez.

Al equipo coruñés no le duraba el balón. Las Palmas lo tenía imantado. Pedri se hizo con la banda izquierda, la que defendía el debutante Jorge Valín. Papelón para el lateral del Fabril. De la Bella aprovechó uno de los pases de la joven perla y el exceso de confianza de Bóveda a los 13 minutos, pero se estrelló con el portero del Deportivo.

Fue el preludio del primer gol de los canarios. Otro pase de Pedri, esta vez filtrado entre la defensa, y otro despiste de Bóveda. Pekhart le cogió la espalda a la zaga y resolvió en  el mano a mano. 
El Deportivo, que se ha habituado a ir a remolque esta temporada, respondió con un cabezazo de Valle a centro de Galán. Una excepción.

Además,. los blanquiazules dieron todo el tiempo del mundo a su rival para crear. Con la defensa muy retrasada, Las Palmas tejió el segundo. Lo buscó Pedri desde la frontal a la media hora y lo encontró poco después en la segunda jugada tras un saque de esquina: colgó el extremo canario y cabeceó Pekhart. 

El primer periodo acabó sin remates del Deportivo a portería a pesar de haber tenido los mismos saques de esquina  que Las Palmas, cuatro. 

Desde el córner, ya en la segunda parte, Aketxe probó al debutante Alberto Vallés con un saque directo. El Deportivo, querer, quería, pero... Con eso no llega. 

Las Palmas siguió a lo suyo, cómodo, alegre. Viera volvió a amenazar con un disparo desde la frontal. Luis César intentó levantar al equipo con un doble cambio: Christian por Galán y Jovanovic por un aplaudido Vicente.

Por si quedaba alguna duda, Salva Ruiz le regaló un penalti a Viera, que lo ejecutó sin ponerse nervioso para subir el tercero al marcador a 25 minutos para el final.

El Deportivo, como casi siempre, solo explotó el recurso de las faltas directas de Aketxe. El vasco comprometió al portero de Las Palmas con uno de esos bombazos que se alían con las diabluras que hace el balón de esta temporada y que complican muchísimo a los porteros. Vallés reaccionó por los pelos.

Con el balón en movimiento, a los deportivistas les llevó 79 minutos trenzar la primera jugada de peligro. Se internó Jovanovic en el área, sirvió para Longo y el italiano estrelló el balón en Aythami.

El Deportivo no tuvo acierto y el poste evitó el cuarto de Las Palmas a disparo de Pekhart y pase de Pedri.

Luis César quería ver un equipo rocoso, deseaba ser testigo de un rendimiento alto de sus jugadores, pretendía  volver de la isla con puntos y alegría. De esos buenos deseos ninguno se cumplió ante Las Palmas, ejemplo de que se puede levantar un mal inicio de temporada. Con cuatro victorias seguidas, el equipo de Mel ha pasado de la zona baja a los puestos de promoción de ascenso y está a solo un punto del segundo. Para emularle, el nuevo técnico blanquiazul tiene mucho trabajo por delante. El Málaga, otro deprimido, le visita el domingo en Riazor.

Comentarios