martes 16.07.2019

De más a menos

Una lesión muscular frenó el espectacular arranque de curso del salmantino, que ya no volvió a recuperar su mejor nivel

“Hacía mucho tiempo que no se veía en el Deportivo a un lateral centrando tan bien. Volvió loca a la defensa rival con sus internadas por la banda, su frescura y su desborde”, así describió dxt campeón el estreno de Caballo en Liga con el Depor, en la primera jornada, contra el Albacete (1-1), y le eligió el mejor del partido.
“Hacía mucho tiempo que no se veía en el Deportivo a un lateral centrando tan bien. Volvió loca a la defensa rival con sus internadas por la banda, su frescura y su desborde”, así describió dxt campeón el estreno de Caballo en Liga con el Depor, en la primera jornada, contra el Albacete (1-1), y le eligió el mejor del partido.

Diego Caballo fue la gran sorpresa del inicio de la Liga 2018-19. El salmantino, que estrenaba contrato profesional con el Depor, afrontaba la pretemporada como la segunda opción para el lateral izquierdo, puesto que parecía destinado al recién llegado Sebastián Dubarbier. 

Pero el jugador subido del Fabril ofreció muy buenas sensaciones en los partidos amistosos, mientras que el argentino estuvo horrible, lo que dio la titularidad a Caballo.

Jugó de inicio los cinco primeros partidos y rindió a un nivel espectacular, pero una lesión muscular le obligó a parar. Cuando volvió, tuvo que alternar en el once con Saúl García y cada vez perdió más protagonismo.

Diego Caballo completó un gran primer mes en la competición liguera 2018-19. El lateral zurdo salmantino fue titular en las cinco primeras jornadas. De hecho, no se perdió ni un solo minuto en dichos encuentros, en los que exhibió como mejores armas su frescura, la capacidad para subir la banda y desbordar a su par y una gran precisión en los centros.

Pero justo cuando se había convertido en uno de los ‘intocables’ para el técnico Natxo González, el joven zaguero subido del Fabril sufrió un problema muscular en el tramo final de la visita del Depor a Alcorcón (1-0), en la quinta jornada de Liga. El zaguero tuvo una lesión de grado II en el aductor medio de su muslo derecho que le dejó fuera de la competición durante los cuatro siguientes compromisos.

Saúl García aprovechó muy bien su oportunidad y también rindió a un gran nivel durante la ausencia de Caballo, lo que provocó que, cuando el salmantino se recuperó, Natxo optó por alternar a ambos jugadores en la banda izquierda.

Caballo fue perdiendo protagonismo progresivamente. De hecho, prácticamente no contó para el técnico José Luis Martí. No participó en las seis últimas jornadas de la liga regular y tan solo disputó once minutos en el playoff de ascenso.

Comentarios