jueves 14.11.2019

Colgó el ‘no hay billetes’

A última hora de la noche de ayer el Deportivo anunció que se agotaron las localidades a la venta; de este modo, las 32.660 butacas del coliseo herculino estarán ocupadas ante el Mallorca

Desde primera hora de la mañana de ayer hubo importantes colas en los aledaños del estadio  | patricia g. fraga
Desde primera hora de la mañana de ayer hubo importantes colas en los aledaños del estadio | patricia g. fraga

El Abanca Riazor registrará un lleno total este jueves en la ida de la final de promoción ante el Mallorca, después de que a última hora de anoche se colgase el cartel de ‘No hay billetes’, después de una intensa primera jornada de venta de entradas —cuyos precios oscilaban entre los 10 y 30 euros—.

La afición acudió ayer en masa a los puntos de venta, pero el día no estuvo exento de contratiempos para los seguidores herculinos.

El primero se produjo ya el domingo, debido a un problema en la compra online de las localidades, ya que la web del Deportivo no permitía la venta por internet, única forma de adquirir billetes, al encontrarse cerrados los puntos de venta de compra presencial.

Día de mucha actividad
Este hecho supuso que ayer la afición formase grandes colas tanto a la Oficina de Atención al Deportivista, situada en los bajos del estadio de Riazor, como en las respectivas Deportiendas, para hacerse con una de las entradas.

Hasta las escaleras de la piscina municipal llegaba la cola en la Avenida de la Habana. Mientras, en el caso de la tienda situada en Marineda City, la ringlera obligaba a los vigilantes de seguridad a colocar unos postes, como si de la hilera de un parque de atracciones se tratase. Hasta dos horas tenían que esperar los hinchas para conseguir una entrada, debido a un problema técnico. Solventado el contratiempo, avanzaba la cola con mayor celeridad, si bien muchos aprovechaban para comprar no solo sus billetes, sino también encargos de amigos.

Poco antes de la una del mediodía se agotaba el papel para las gradas de Pabellón.

Un anuncio que coincidía con el restablecimiento de la venta online. El malestar era latente entre los seguidores, ya que se trataba de las entradas más económicas (10 euros). A pesar de ello, siguió la venta durante todo el día y Riazor podría llenarse este jueves a las 21 horas.

Comentarios