lunes 21/9/20

Los 6.000 kilómetros de Claudio Beauvue

El delantero de Guadalupe viajó desde la isla en que nació hasta A Coruña para anotar sus primeros goles con la camiseta del conjunto blanquiazul
Uno de los vuelos del delantero en el partido ante el Fuenlabrada | quinta na
Uno de los vuelos del delantero en el partido ante el Fuenlabrada | quinta na

Desde la isla de Guadalupe, en el mar Caribe, Claudio Beauvue atendió la llamada del Deportivo e hizo 6.000 kilómetros para disputar un partido en el que, aparentemente, el conjunto blanquiazul no se jugaba más que el orgullo. Él rentabilizó su entrega con dos goles, los primeros que anotó con su actual club.

Beauvue, natural de ese pequeño archipiélago de las Antillas, al sureste de la República Dominicana, no se lo pensó. Avión a París, otro a Madrid y coche hasta A Coruña. “Un montón de tiempo viajando, pero vale la pena. Es nuestra pasión. El fútbol nos trae momentos así”, aseguró tras el partido.

El Deportivo necesitaba reclutar futbolistas para, como mínimo, reunir siete profesionales para poder afrontar el partido suspendido con el Fuenlabrada y, al final, le sobraron efectivos.

Regresaron a Galicia los que ya habían iniciado sus vacaciones. Solo faltaron algunos por molestias, caso de Peru Nolaskoain, o por la dificultad de llegar a tiempo a A Coruña, como el lateral David Simón, el central Abdoulaye Ba o el japonés Gaku Shibasaki.

Jugaron los que acaban contrato, incluso los que defendieron esta temporada la camiseta del Deportivo cedidos por otros equipos, como los jugadores del Atlético de Madrid Víctor Mollejo y Javi Montero o el del Real Madrid Hugo Vallejo. Y al final del partido, tras ganar a última hora, todos se abrazaron formando una piña para cerrar un final de temporada surrealista.

El Deportivo ganó el encuentro que había sido suspendido el 20 de julio, pero el futuro de muchos de ellos dependerá de si en los despachos el equipo consigue continuar en el fútbol profesional, ya que en el terreno de juego no pudo lograrlo tras la polémica última jornada de Segunda División, que no se celebró como estaba programado, en horario unificado.

Uno de esos jugadores con porvenir incierto es el protagonista de esta historia, Beauvue. Llegó al equipo en enero tras rescindir su contrato con el Celta de Vigo, máximo rival regional de los coruñeses, y su continuidad en la plantilla está sujeta a seguir en el fútbol profesional, como la de casi todos.

Aun así, y a pesar de los casi 6.000 kilómetros que tuvo que recorrer, se presentó en A Coruña, jugó ante el Fuenlabrada, completó el partido en el césped y marcó los dos goles de su equipo, los primeros como jugador del Deportivo.

El primero, con fortuna, en un rechazo del portero que le rebotó a él y acabó en el fondo de la red; y el segundo, de penalti y en el descuento. Tantas ganas tenía que discutió con su compañero Ager Aketxe por ejecutar la pena máxima. Se encargó él y completó la remontada ante el Fuenlabrada, que se quedó así sin opción a disputar el playoff. l

Comentarios