Miércoles 26.07.2017
Ricardo Docobo
17:17
17/05/17

NO HAY COMO REZAR

NO HAY COMO REZAR

Les trasladaba la semana pasada mi pensamiento negativo sobre el desenlace del partido en Villarreal. Reconozco mi pecado de fe. No daba un duro por la consecución de la salvación en aquellas tierras, lo centraba todo en Riazor ante Las Palmas. Entendía que todo estaba en las manos de los futbolistas y no es porque no estimara que no quisieran resolverlo, sino más bien por su falta de cualificación colectiva. También es cierto, que recurría a un último cartucho, rezar y que bajase el Espíritu Santo. Y este sí que apareció. No me dirán, que tras ver el partido, no tuvieron la percepción de que algo "divino" estaba con el equipo o con German Lux.

Ahora ya más centrados en la realidad, reconocer el esfuerzo de los jugadores para poder cerrar positivamente este angustioso final. Las lágrimas de Fernando Navarro reflejaban la realidad. Los que estuvieron se entregaron, otra cosa es que no se ofreciera algo más. Les debían este "plus" a sus seguidores, castigados hasta límites insospechados. Era muy necesario resolver la cuestión antes del último partido donde todo podría suceder y ya no habría vuelta atrás... Ejemplos tenemos. Salvarse con 33 puntos, batiendo un record, deja bien a las claras el alambre por donde se movía el cuadro blanquiazul. Muchas son las cuestiones que se abren para encarar el futuro. Situación que debe afrontar, sin dudar, el Consejo de Administración. La principal, es la filosofía que se tenga que implantar en el nuevo proyecto. Está claro que algo hay que cambiar. Pieza básica será la secretaría técnica. El actual responsable está situado en el ojo del huracán... ¿Reúne los condicionantes adecuados para seguir al frente?, ¿Sus méritos le hacen acreedor de tal confianza?

Recurría a un último cartucho, rezar y que bajase el Espíritu Santo. Y este sí que apareció. No me dirán, que tras ver el partido, no tuvieron la percepción de que algo "divino" estaba con el Depor

Una vez tomada esta decisión, el siguiente paso es la persona que dirigirá al equipo. Parece lógica, tras el respaldo presidencial, la continuidad de Pepe Mel. Pero que lo analicen en profundidad. Que le den una vuelta de tuerca. Si este sufrido final de liga generó importantes dudas de confianza, lo mejor sería pasar página. En este puesto no deben existir puntos negros y mucho menos al principio de un nuevo camino a recorrer. Con estos puestos cubiertos, todo es cuestión de ir incorporando los peones. Estar a la altura de la circunstancias en los despachos, ser más "listillo" que el rival.

Queda mucho trabajo por hacer y dentro de ese conglomerado de gestiones una, que debe ser básica, volver a ilusionar al deportivismo. La retirada de abonos será una buena balanza para calibrar si las heridas están cicatrizadas. Que este sábado, cuadro técnico y jugadores no se relajen y dejen un buen sabor de boca. No es mucho pedirles.

Como siempre un placer.