Sábado 19.08.2017
Antonio Llamas
16:34
21/04/17

FUERTE POLÉMICA

Después del tremendo escándalo que se armó durante y después del partido entre el Real Madrid y el Bayern de Munich, de la Champions, sobre todo por la pésima actuación del árbitro húngaro, apetece opinar - ­y más públicamente- acerca de las jugadas discutidas de la gran eliminatoria que disputaron esos dos equipos y que brindó momentos extraordinarios de fútbol, especialmente el partido de vuelta. Es una pena que partidos tan bonitos, que pueden tener cualquier vencedor, se tengan que decidir por actuaciones tan nefastas y que, de alguna manera, vienen a traer la sombra de la duda a los aficionados imparciales. ¡Qué diferencia con el arbitraje de Kuipers en el Nou Camp!

Uno de los momentos clave de la eliminatoria fue el penalti fallado por el chileno Vidal en el primer partido, que hubiera puesto al Bayern 2-0 por delante. Pero eso son circunstancias del juego. Después vino la expulsión de Javi Martínez, con media hora por delante, y el Madrid pudo resolverlo todo, pero no lo hizo. El Real Madrid mostró su demoledora capacidad goleadora y le marcó nada menos que seis tantos al equipo alemán en los dos partidos, si bien tres de ellos lo fueron con un jugador más en el terreno de juego, situación que ocurrió durante unos 66 minutos aproximadamente entre los dos partidos.

La versión de los madridistas es que el árbitro estuvo muy mal y repartió errores hacia los dos bandos, y ponen como ejemplo el posible fuera de juego de Lewandowski en el segundo gol bávaro. Y que Vidal podría haber sido expulsado ya con anterioridad. Sin embargo, la versión alemana difiere ostensiblemente. Aparte del notable enfado de toda la delegación se echa en cara al ¡sexteto! arbitral los dos goles en fuera de juego de Cristiano Ronaldo, que hubiera expulsado a Vidal en una jugada que ni siquiera fue falta y que no hubiese el mismo trato hacia Casemiro, que podría haber seguido el camino de vestuarios minutos antes que el chileno.

¿Cuál es nuestra versión? Pues, sinceramente, se asemeja más a la de los alemanes. Se quiera o no, la actuación del húngaro Kassai ha sido decisiva para que el Real Madrid haya alcanzado las semifinales.

Lo positivo de todo este follón, si es que hay algo positivo, ha sido la intensidad de las discusiones de los aficionados, que han vuelto a protagonizar un intenso cruce de opiniones que le sigue dando mucha vida al fútbol. Y así hasta la próxima..