Martes 26.09.2017
Antonio Llamas
17:36
15/09/17

CONFIRMACIÓN

Ya se disputó la primera jornada de la Champions League (antiguamente, Copa de Europa) y los resultados no hicieron más que dejar claro que la superioridad de unos sobre otros es cada vez mayor. O sea, se confirman los pronósticos. Es algo similar a lo que ocurre en la Liga española, en la que el Real Madrid y el Barcelona aumentan cada vez más las distancias con respecto al resto, debido principalmente al dinero que ingresan, tan superior al resto de los competidores. 

Antes de iniciarse la competición continental ya había una serie de favoritos, que también vienen a ser los de siempre: Real Madrid, Bayern de Múnich y Barcelona, a los que habría que añadir en esta ocasión al París Saint Germain, después de sus escandalosos desembolsos del pasado verano en los que la directiva francesa se gastó –entre dos jugadores, Neymar y Mbappé- más de 400 millones de euros. Aunque en fútbol, a estos niveles y en teoría, el talonario no desequilibra partidos sí vale de entrada para que el equipo francés figure en la lista de los principales favoritos a llevarse esta competición. Todos estos equipos obtuvieron en la primera jornada resultados claros a su favor y se supone que pasarán la primera ronda ‘con la gorra’, como suele decirse. 

En segundo plano aparecen los equipos ingleses –Manchester United, Manchester City, Chelsea y Tottenham, a los que se ha unido por fin el Liverpool-, que también se han dejado sus buenos cuartos en fichajes que han renovado sus plantillas. Andan bastante bien en su competición casera pero la Champions es otra cosa y su rendimiento ante los ‘grandes’ sigue siendo una incógnita. Es Inglaterra el país que contribuye con más equipos,  seguido de España (Real Madrid, Atlético de Madrid, Barcelona y Sevilla). Los equipos ingleses también obtuvieron, en general, buenos resultados en el arranque, si exceptuamos el empate en casa del Liverpool frente al Sevilla. 

Antes de iniciarse a la competición ya había una serie de favoritos, a los que habría que añadir al PSG

El fútbol alemán de clubes ya no es lo que era. Sí es cierto que goza de gran popularidad de puertas hacia dentro, con el mayor porcentaje europeo de asistencia a sus campos, pero a la hora de competir de verdad hace tiempo que han delegado toda la responsabilidad en el Bayern de Munich. Los otros dos representantes –Borussia de Dortmund y Leipzig- no consiguieron buenos resultados. 

Decepcionantes los equipos portugueses Benfica y Oporto, que perdieron en casa de forma un tanto sorprendente contra rivales asequibles para ellos. Por su parte, el Sporting de Portugal, que jugaba fuera, obtuvo un buen triunfo en El Pireo. 

Y también decepcionaron los italianos, que no fueron capaces de lograr una sola victoria. A la derrota de la Juventus en el Nou Camp hay que añadir la del Nápoles en  y el empate de la Roma en casa frente a un Atlético de Madrid que se mostró muy superior. 

El resto de la representación de equipos de la Champions no pasa de ser casi residual, si exceptuamos al Shakhtar de Donetz y los moscovitas del CSKA y Spartak, que obtuvieron buenos resultados fuera de casa. También llama la atención la única representación holandesa en la competición, el Feyenoord de Rotterdam, que vuelve a la máxima competición de clubes después de muchos años de ausencia. 

Y su debut no pudo ser peor, siendo humillado en casa por el Manchester City (0-4). El equipo de aquellos históricos como Israel o Van Hanegem, por citar alguno de los más conocidos (o Kuyt, que se retiró en sus filas la temporada pasada) tiene pinta de que no va pasar de la primera fase, pues sus otros rivales son los citados Shakhtar y Nápoles. 

Pero esto no ha hecho más que comenzar y los sueños permiten imaginarse cosas que, por lo general, la realidad se encarga de poner en su lugar.