Martes 12.12.2017
Antonio Llamas
18:06
13/10/17

CON MESSI

Habría sido una pena, verdaderamente, que Argentina se hubiese quedado apeada del Mundial de Rusia del próximo año. Al margen de la catástrofe deportiva y social en el país sudamericano, los aficionados nos hubiéramos quedado sin ver en acción a Leo Messi, uno de los mejores jugadores de la historia del fútbol de todos los tiempos. 

Puestos en la piel de otras selecciones con aspiraciones a ganar el Mundial, lo lógico también hubiera sido que no quisieran tener la presencia del fenómeno argentino en tierras rusas. Porque, con esta clasificación, Argentina se ha convertido –a nuestro modo de ver- en una de las principales favoritas al título, pese a todos los problemas que haya tenido en la fase de clasificación.

Siempre se ha dicho que lo único que le falta a Messi en su palmarés es un título mundial con su selección. Tuvo uno cerca y lo malogró y ahora vuelve a tener otra oportunidad, que, con 31 años a sus espaldas, seguramente será la última. Y suponemos que tanto él como su selección nacional van a echar el resto para pasar a la historia cumpliendo el reto que el propio fútbol le ha  planteado. Lo bueno para la competición es que habrá cerca de media docena de países que no están por la labor, y eso hará más interesante todavía esa fase final. 

Ya hay veintitrés selecciones clasificadas de las treinta y dos que disputarán la competición. Falta únicamente que se resuelva la fase de repesca, en la que todavía pueden quedar descartados algunos combinados nacionales de cierta entidad. El sorteo también condiciona esto, pero son las normas establecidas. 

Del continente africano se han clasificado Egipto, un equipo bastante técnico -con Salah (Liverpool) y Elneny (Arsenal) como jugadores más conocidos-, y Nigeria, cuya figura es Martins, jugador que recorrió medio mundo y que ahora, en la recta final de su carrera, llega a Rusia acompañado de otros compañeros conocidos como Victor Moses (Chelsea), Iheanacho (Manchester City), Obi Mikel o Ameobi. Por cierto que Egipto llevaba 38 años fuera de una fase final.

Representando a Asia jugarán Arabia Saudí, Irán, Japón y la República de Corea, países de los que desconocemos casi todo pero cuya continuada presencia en grandes citas los hace subir en cotización. 

Por parte de Centroamérica estarán Costa Rica, México y Panamá, mientras que por Sudamérica, aparte la ya citada Argentina, se han clasificado Brasil, Colombia y Uruguay. Perú jugará la repesca, a doble partido, contra Nueva Zelanda y podría ser otro representante de la zona. Quedó fuera Estados Unidos, que había estado presente en todas las fases finales desde 1986.

Por Europa estarán casi todos los fuertes, desde Alemania a Francia pasando naturalmente por España. Otros como Croacia, Italia o Suiza se las verán en la repesca, que promete ser tremendamente competida. El sorteo está previsto para el día 17.

Entre las particularidades hay que reflejar la presencia de Islandia, un país de 335.000 habitantes, que por primera vez en su historia jugará una fase final. O la de Irán, que no recibió un solo gol en la fase clasificatoria. O la eliminación por segunda vez consecutiva de Holanda.

Y en cuanto a los goleadores, Robert Lewandowski arrebató el protagonismo a Cristiano Ronaldo. El polaco marcó 16 goles en sólo diez partidos mientras que el portugués consiguió uno menos en el mismo número de encuentros. Ambos estarán en Rusia. 

En fin, el único pero es que España no será cabeza de serie en el sorteo. Pero para ganar el campeonato hay que ser mejor que todos los demás, tanto en los primeros partidos como en los últimos. Y no hay duda que las aspiraciones hispanas, por lo demostrado en los partidos de clasificación, pasan por llegar a lo más alto, aunque no lo digan públicamente. Todo lo demás sería una decepción. Aunque tras lo de Brasil tampoco podemos hacernos grandes ilusiones.