Domingo 25.02.2018
Andrés Ríos
18:55
13/12/17

UN TRIUNFO QUE ALIVIÓ

UN TRIUNFO QUE ALIVIÓ

Está claro que las victorias lo endulzan todo. En el fútbol también. El aficionado deportivista anda estos días contento porque su equipo sumó su cuarto triunfo en las quince jornadas ya disputadas. Un balance pobre, pero mejor eso que nada.

El ganar también dispara la euforia. Da igual que lo haga con un conjunto menor o de igual característica, el aficionado blanquiazul está tan ansioso de ver a su equipo reaccionar y que, como mínimo, dé sensaciones de mejoría.

Por eso la victoria sobre el Leganés fue un bálsamo, un alivio.  Pero la realidad es la tenemos enfrente, que ahora vienen los llamados equipos potentes y el domingo toca el Barcelona. Puede que ponga a los de Cristóbal Parralo en su sitio, pero también es cierto que el duelo del Camp Nou permitirá conocer más a fondo al Depor. Veremos su fortaleza.

El Depor tenía mucha necesidad de ganar un partido y ahora tendrá que probarse ante el líder de la categoría

Los blanquiazules ya dieron alguna sacudida a los azulgranas en los momentos más complicados en campañas pasadas, por aquello de jugar más confiados ante un equipo que consideraban menor. Bien es cierto que el Barça actual no va muy sobrado a pesar de no haber perdido ningún partido hasta la fecha. Imagino que ante el Depor tendrá  las orejas en punta para evitar sorpresas. Los deportivistas esperan que su equipo, como mínimo, compita.

UN TRIUNFO QUE ALIVIÓ