Domingo 25.02.2018
Andrés Ríos
18:51
27/11/17

SE SALVÓ

Se aprende que cuando el entrenador local afirma al término del partido que el empate le parece justo, punto y pelota. Lo dice y resume lo que fue para él el duelo de los suyos, que no perdieron por los pelos.

La verdad es que tanto el Depor como el Athletic de Bilbao necesitaban ayer la victoria para dar un salto en la tabla de la clasificación y alejarse de los tres que están más abajo, que tampoco tuvieron este fin de semana una buena jornada (Las Palmas, Málaga y Alavés). La buena noticia para Cristóbal Parralo es que recuperará para el próximo partido a Guilherme y Luisinho, que junto a Adrián y al lesionado Sidnei,  permite al equipo dar un saltito de calidad. Por cierto, muy mal debe de ver el cuerpo técnico a Arribas para que sea el sustituto del ausente Sidnei. Ahí lo dejo.

El Atlhetic de Bilbao tampoco anda como para echar cohetes, pero ayer con muy poquito dominó a los blanquiazules y cuando lo creyó conveniente se lanzó a atacar la portería de Rubén sin encontrar mucha oposición.

Al Depor con muy poco le generan una ocasión de gol y es un problema que no acaba de resolver definitivamente

Ahora todos estamos en la onda esa que con el paso de las jornadas el Depor va a mejorar, pero lo cierto es que lo exhibido ayer es más de lo mismo de la etapa de Pepe Mel, poco valiente y sacrificando a futbolistas que en el terreno de juego pueden dar una marcha más al equipo.

Habrá que confiar y tener fe, la misma que profesa Tino Fernández, que considera que el equipo coruñés acabará por sacar adelante buenos resultados y evitando de esa manera que Riazor deje de sufrir lo de las últimas temporadas, que no es poco. De momento, la cosa no pinta bien. Pero el presidente ya lo sabe...