Viernes 19.01.2018
Alberto Torres
17:30
20/11/17

LOS ERRORES DE SIEMPRE

LOS ERRORES DE SIEMPRE

Podía haber sido este un fin de semana espectacular para el deporte de alto nivel herculino si el Deportivo no hubiese cometido unos errores que ni son nuevos ni desconocidos.

En un partido en el que, una vez más, se entró a remolque con un gol tempranero, el conjunto de Cristóbal consiguió lo más complicado, dar la vuelta al marcador y dejar al Málaga tan tocado y perdido que su entrenador no tuvo más remedio que apostar al corazón, acumulando hombres en ataque, que a la cabeza de una respuesta más táctica.

No ganó el Málaga. Perdió el Deportivo porque no supo interpretar el encuentro. Lo que salió bien en Las Palmas no funcionó el domingo

Justo cuando veíamos que el 1-3 podía caer como una losa que cerrase el encuentro de manera definitiva el Depor se hizo el hara-kiri, se suicidó. No es que el Málaga avanzase en sus intenciones de llevarse el encuentro, sino que fue el equipo coruñés el que reculó, pagándolo con el empate local, que noqueó definitivamente a los herculinos, y con el gol de la derrota, marcado además por un ‘ex’ como Borja Bastón.

El domingo no ganó el Málaga. Perdió el Deportivo, y perdió porque no supo interpretar el encuentro. Lo que salió bien en Las Palmas no funcionó en La Rosaleda, lo que deja al equipo en la misma situación complicada, cerca del descenso, sumando tres puntos de nueve con Cristóbal y ante una nueva cita clave, el próximo domingo, también a las doce, ante el Athletic de Bilbao.

¿Solución? Corregir de una vez los mencionados, susodichos y cansinos problemas, sobre todo en defensa, y aplicar el sentido común en el campo. Si tienes a tu rival casi en la lona, tienes que noquearlo, no 'darle aspirinas’ y animarlo.

LOS ERRORES DE SIEMPRE