Martes 26.09.2017

BALONCESTO - SELECCIÓN

Un bronce de leyenda

España acaba tercera en el europeo tras ganar a Rusia en el último partido de Navarro

España acaba tercera el Europeo, un regalo para Navarro (EFE)
España acaba tercera el Europeo, un regalo para Navarro (EFE)
Un bronce de leyenda

La selección española consiguió la medalla de bronce en el Eurobasket 2017 al vencer a la de Rusia por 93-85, homenajeando a su capitán, Juan Carlos Navarro, en su partido de despedida del equipo nacional.

España, que siguió negada con los lanzamientos triples, mantuvo ventajas holgadas en la primera parte gracias a la efectividad de la defensa, que anuló en gran medida al jugador franquicia de los rusos, Aleksei Shved.

Rusia, que apretó el acelerador en la segunda parte, amenazó al final del partido, pero el equipo español, encabezado por Pau y Marc Gasol, sacó la casta de campeón para tener un final relativamente tranquilo y despedirse desde el podio.

La decisión del entrenador ruso Sergey Bazarevich de dejar fuera del quinteto inicial a Timofey Mozgov allanó el camino de los pívots españoles y así llegaron las primeras ventajas españolas, con un Fernando San Emeterio, especialmente enchufado en defensa y en ataque, 11-3 (min.3).

Bazarevich se dio cuenta de su error y puso de inmediato en pista a su mejor pívot, porque sólo Aleksei Shved estaba siendo un peligro para España. De hecho en los primeros 4 minutos únicamente él había visto aro (11-5).

Fernando San Emeterio y después Joan Sastre fueron los encargados de vigilar al genio ruso, que aunque acabó el primer cuarto con 8 puntos, vio muy reducida su aportación al equipo por el gran trabajo de sus defensores.

Pese a no anotar de tres puntos, tras cuatro intentos realizados, el equipo español se apuntó con cierta claridad el primer parcial por 21-13.

La única nota negativa fue que Marc Gasol, 10 puntos en el primer cuarto, se tuvo que retirar en el minuto 8 (19-10), tras una falta intencionada que recibió y le provocó una leve torcedura del tobillo izquierdo sin importancia.

Sergio Rodríguez fue el autor del primer triple de los españoles, al sexto intento del equipo. La buena defensa y la buena circulación de balón permitió mantener ventajas holgadas, 32-17 (min.14) y 45-28 al término de la primera parte.

Shved con 12 puntos, ninguna asistencia y una falta recibida estaba fuera del partido y Rusia lo notó. También España, que dominó el partido con claridad, sin necesidad de abusar del lanzamiento lejano con un parcial de 24-15.

Rusia salió con ganas de meterse en el partido, pero la vuelta de Marc Gasol hizo que el juego interior español, junto con Pau, fuera lo suficientemente fuerte como para frenar sus acometidas.

Con Shved casi sellado por la defensa española y desapareciendo poco a poco del juego de su equipo, el equipo español navegó con cierta comodidad en el marcador (60-43, min.26), hasta que al final se complicó un poco (60-47, min.27) y 66-55 al final del cuarto.

Pese a la asignatura pendiente de los triples, 3 de 11 después de tres cuartos jugados, España consiguió 11 puntos de ventaja para afrontar los últimos diez minutos de partido.

Los rusos echaron el resto, con Shved en el banquillo y metieron miedo con el 76-71 (min.35.45) y el 78-76 (min.37), pero los 25 puntos de Marc Gasol y los 26 de Pau más 10 rebotes, fueron inalcanzables.

La selección quiso despedir a su capitán con todos los honores, desde el podio y con la medalla de bronce al cuello y lo consiguió.

Un bronce de leyenda