Sábado 16.12.2017

BALONCESTO - EUROLIGA

Un parcial de 13-0 deja al Barça sin opciones en Moscú

Esta vez no hubo una nueva reacción azulgrana

El pívot croata del FC Barcelona, Ante Tomic (i), intenta presionar al pívot estadounidense del CSKA de Moscú, Kyle Hines (d), durante un encuentro de la fase regular de la Euroliga (EFE)
El pívot croata del FC Barcelona, Ante Tomic (i), intenta presionar al pívot estadounidense del CSKA de Moscú, Kyle Hines (d), durante un encuentro de la fase regular de la Euroliga (EFE)
Un parcial de 13-0 deja al Barça sin opciones en Moscú

Un parcial de 13-0 en el último cuarto cuando el partido estaba empatado (75-75) dejó sin opciones al Barcelona Lassa ante el CSKA de Moscú, que logró su octava victoria de la temporada (92-78) y se mantiene en líder de la fase regular.

Hacía cinco años que el Barça no ganaba en la cancha moscovita y esta vez estuvo cerca, pero no pudo rematar la faena y sigue sin conocer la victoria a domicilio en la Euroliga esta temporada.

Además, su balance de cuatro triunfos y seis derrotas, antes de medirse a Fenerbahce y Real Madrid le coloca en una situación de lo más comprometida con vistas a clasificarse para los 'play-off'.

Empezó algo mejor el CSKA, liderado por la voracidad anotadora de De Colo y la intensidad de Hunter en el juego interior, pero el Barça no dejaría marcharse al conjunto moscovita más allá de los cinco puntos (11-6, min.4).

Al contrario, bien dirigido por Heurtel y con Sanders y Moerman trabajando a destajo a ambos lados de la pista, los azulgranas empezaron a mandar en el partido (15-18, min.7). La alternancia en el marcador fue la tónica habitual hasta el final del primer cuarto, que acabó con un igualado 24-24.

Sito Alonso movió el banquillo para encarar el segundo período. Sacó a Pressey para dar descanso a Heurtel y metió a Tomic y Claver, manteniendo a Moerman como 'cuatro', en una clara apuesta por sumar centímetros y ganar la partida al CSKA en la pintura.

Sin embargo, era Koponen, uno de los exteriores del Barcelona, quien rompía la igualdad con dos triples, devolvía la máxima ventaja visitante (31-34, min.15) y obligaba a Dimitris Iotoudis a pedir tiempo muerto.

Fue después de ese parón cuando llegó la reacción de los rusos, de nuevo con De Colo al mando de las operaciones y Clyburn como mejor escudero.

Un parcial de 12-3 daba la vuelta al partido. Ahora era el CSKA el que había logrado una nueva máxima (43-27), que Seraphin recortó con un mate sobre la bocina, antes de llegar al descanso (43-39).

Unos buenos minutos de Seraphin y Heurtel permitieron al Barça igualar de nuevo el duelo, tras la reanudación (48-48, min.25), pero el CSKA penalizaba cada pérdida de balón del rival -el Barcelona sumó 15 en todo el partido- y volvía a marcharse en el marcador (57-51, min.27).

Hanga y Sanders intercambiaban triples con Higgins y Clayburg pero, estando por debajo en el marcador, esa dinámica solo podía beneficiar al conjunto local, que inició el último cuarto con ocho de ventaja (66-58).

Ni si quiera la técnica que los árbitros señalaron a Sito Alonso al inicio del último período frenó la reacción azulgrana. Las acciones de Koponen, la garra de Oriola y los triples de Hanga y Pressey igualaban la contienda (75-75, min.34) coincidiendo con los minutos que De Colo estuvo en el banco.

Pero entonces llegaría el parcial de 13-0 del conjunto moscovita. Una tormenta perfecta en poco más de tres minutos liderada por el exmadridista Sergio Rodríguez, que no había anotado un solo punto en todo el partido y que ejecutó al Barça con dos triples consecutivos, a los que se unirían otro de Higgins y un 2+1 del norteamericano.

Esta vez no hubo una nueva reacción azulgrana. Al contrario. Los de Sito Alonso, ya sin respuesta, parecieron entender que se les había escapado el partido y se dejaron ir hasta el 92-78 final.

Un parcial de 13-0 deja al Barça sin opciones en Moscú